Biden firma una orden ejecutiva que protege los viajes interestatales para recibir servicios de aborto

·4  min de lectura

El presidente Joe Biden emitió una orden ejecutiva en la que ordena a su secretario de salud que considere tomar medidas para apoyar a los pacientes que viajan a otros estados para recibir servicios de aborto.

La directiva del presidente, la segunda para reforzar el apoyo federal a la atención de la salud reproductiva después de que la Corte Suprema de EE.UU. anulara el derecho constitucional al aborto, llega al tiempo que los legisladores estatales provida redactan severas restricciones a la atención a raíz del fallo.

Su última orden del 3 de agosto exhorta al secretario de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., Xavier Becerra, que considere permitir que los estados con acceso legal al aborto utilicen exenciones de Medicaid para apoyar a los pacientes de bajos ingresos de otros estados que se ven obligados a viajar para recibir atención.

La orden también pide al secretario que “considere todas las medidas apropiadas” para garantizar que los proveedores de atención médica cumplan las leyes federales contra la discriminación “para que las mujeres reciban la atención médicamente necesaria sin demora”. También instruye al secretario a mejorar la recopilación de datos sobre salud materna.

“La salud y la vida de las mujeres están en juego”, dijo Biden, dirigiéndose virtualmente al recién formado grupo de trabajo sobre derechos reproductivos de su administración mientras continúa su aislamiento por covid-19.

“A las mujeres que sufren abortos espontáneos se les niega la atención médica de emergencia, los médicos no están seguros de lo que pueden hacer para atender a sus pacientes, los farmacéuticos no están seguros de poder surtir las recetas que siempre han surtido antes”, dijo Biden, caracterizando el estado de la atención del aborto como una crisis de salud a nivel nacional.

En el mes posterior al fallo de la Corte Suprema, al menos 10 estados prohibieron el aborto en casi todos los casos, mientras que varias restricciones a nivel estatal están sumidas en prolongadas batallas legales, incluida una demanda del Departamento de Justicia de EE. UU. contra la prohibición del aborto en Idaho.

Después de que el Congreso no logró avanzar en las amplias protecciones del derecho al aborto, los defensores instaron al presidente a declarar una emergencia de salud federal, aflojar las restricciones restantes sobre las píldoras abortivas recetadas, abrir los territorios y centros de salud federales a los proveedores, y aplicar todo el peso de las agencias federales contra los intentos de enjuiciar a los proveedores y a las personas que “son cómplices” de los servicios de aborto.

En cambio, el presidente pidió a su secretario de salud que encuentre formas de garantizar que los estadounidenses puedan seguir teniendo acceso a la atención, reconociendo que es poco lo que el gobierno federal puede hacer para bloquear las leyes estatales.

El Departamento de Justicia, una flota de expertos legales y el grupo de trabajo recién formado por la administración también están examinando las medidas contra el aborto y advirtiendo a los estados sobre sus obligaciones de brindar atención y medicamentos para el aborto de emergencia.

El fiscal general de EE.UU., Merrick Garland, dijo que la agencia también intentará desestimar una demanda de Texas que busca impedir que la administración de Biden obligue a los hospitales a brindar atención de aborto de emergencia.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos también emitió una guía para que los proveedores de salud se adhieran a las leyes federales contra la discriminación y las leyes que rigen la atención de emergencia. Las agencias federales también han advertido a los estados que no pueden prohibir los medicamentos abortivos aprobados por el gobierno federal en función de sus evaluaciones falsas sobre su eficacia o seguridad.

La vicepresidenta Kamala Harris pronuncia un discurso para un grupo de trabajo interinstitucional sobre el acceso a la atención médica reproductiva en la Casa Blanca el 3 de agosto (AFP vía Getty Images)
La vicepresidenta Kamala Harris pronuncia un discurso para un grupo de trabajo interinstitucional sobre el acceso a la atención médica reproductiva en la Casa Blanca el 3 de agosto (AFP vía Getty Images)

La administración “hará todo lo que esté a nuestro alcance, en nuestra capacidad, en función de nuestro rol, para asegurarnos de proteger a las mujeres estadounidenses de algunas de las decisiones más íntimas que un ser humano puede tomar”, según la vicepresidenta Kamala Harris.

“La gente está asustada. Cuando miran la aprobación de estas leyes... se preocupan, quedan confundidos”, dijo. “Hay una necesidad de claridad en torno a los derechos de las personas y los estados en este momento”.

Garland dijo que las prohibiciones del aborto a nivel estatal tienen “consecuencias devastadoras” para la salud y los derechos civiles de las mujeres.

“Sabemos que los daños causados por estas leyes han sido y seguirán siendo particularmente graves para las personas de color y las personas de escasos recursos”, dijo.

El Departamento de Justicia será “implacable” en sus esfuerzos por proteger los servicios de aborto, dijo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.