El ‘momento de la crisis’ ya llegó: Por qué las mujeres abandonan definitivamente el trabajo

·11  min de lectura

El reporte de empleo de septiembre fue, cuando menos, decepcionante.

Se agregaron casi 200.000 puestos de trabajo a la economía estadounidense, todos ellos ocupados por hombres, una cruda señal del “momento de crisis” al que se enfrentan muchas mujeres bajo el peso de las incesantes obligaciones profesionales y de cuidado de los hijos este otoño, mientras la pandemia del coronavirus se tambalea hacia su punto de dos años.

El análisis del NWLC (Centro Nacional de Derecho de la Mujer) mostró que 309.000 mujeres también abandonaron por completo la fuerza de trabajo en septiembre, lo que supone la mayor caída desde el mes de septiembre anterior.

Esta caída vertiginosa también hizo que la participación de las mujeres en la fuerza laboral de Estados Unidos se desplomara del 57,4 por ciento en agosto al 57,1 por ciento en septiembre, muy por debajo de los niveles prepandémicos del 59,2 por ciento en febrero de 2020.

“La participación de las mujeres en la fuerza laboral ha caído a su tasa más baja desde 1988”, dice Emily Martin, vicepresidenta de Justicia Laboral del NWLC, a The Independent. “Así que hemos perdido toda una generación de avances y 30 años de progreso durante la pandemia.”

Ahora se teme que el repentino abandono esta semana de los permisos remunerados del amplio plan de infraestructuras y gastos del presidente estadounidense Joe Biden pueda hacer retroceder aún más estos avances.

Los permisos remunerados se eliminan del plan “reconstruir mejor”.

Por primera vez en la historia de EE.UU., más de 100 millones de estadounidenses iban a tener acceso a 12 semanas de permiso remunerado cuando fueran padres.

Siendo el único país de los 38 miembros de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) y uno de los siete países de todo el mundo que no ofrece un permiso remunerado a las madres primerizas, se consideraba una oportunidad única para equiparar por fin a Estados Unidos con otras naciones occidentales.

Pero las 12 semanas se redujeron repentinamente a cuatro en un esfuerzo por apaciguar a Joe Manchin, un senador demócrata moderado.

Luego, en un movimiento sorprendente, Biden desechó la política por completo cuando presentó su nuevo plan reducido el jueves.

Reshma Saujani, fundadora de Girls Who Code y del Marshall Plan for Mums, califica su eliminación de “vergonzosa”.

“Es un golpe en el estómago en un momento en el que hay millones de mujeres que ya están fuera de la fuerza de trabajo y en el que han dicho repetidamente que una de las principales razones por las que no pueden trabajar es la falta de permisos pagados”, dice a The Independent.

“Nos encontramos en un momento de crisis, con el mayor éxodo de mujeres que abandonan la fuerza de trabajo en la historia de nuestra nación, y el hecho de que la licencia pagada sea lo único que se ha recortado, y que ni siquiera puedan hacerlo durante cuatro semanas, es un verdadero golpe en el estómago de las mujeres.”

Saujani afirma que la supresión del permiso remunerado es especialmente reveladora, ya que se produce en un momento en que la pandemia ya ha costado miles de puestos de trabajo a las mujeres.

“Llega en medio de una pandemia en la que las mujeres se han llevado la peor parte al ser expulsadas del lugar de trabajo, sumidas en la pobreza, expuestas a un mayor riesgo de violencia doméstica...”, afirma. “E incluso entonces [la política fue recortada], así que ¿qué va a costar?”.

Según Christian Nunes, presidente de NOW (Organización Nacional de Mujeres), la pandemia ha expulsado a las mujeres de la fuerza laboral estadounidense de varias maneras.

Trabajadoras imprescindibles e industrias muy afectadas

“La pandemia ha eliminado muchos puestos de trabajo en el sector de los servicios, el comercio minorista y la hostelería”, explica Nunes a The Independent. “Y estas industrias contratan principalmente a mujeres.”

La asombrosa cifra de cuatro de cada diez puestos de trabajo perdidos entre febrero de 2020 y febrero de 2021 correspondió al sector del entretenimiento y la hostelería, según los datos del BLS.

Las mujeres de color se han visto especialmente afectadas, según el análisis del NWLC. Un total del 7,3 por ciento de las mujeres negras estaban desempleadas el mes pasado, en comparación con el 3,7 por ciento de las mujeres blancas.

Históricamente, las mujeres negras también tienen empleos peor pagados y tardaron más en recuperarse de la Gran Recesión que otros grupos demográficos.

Las mujeres -y en especial las mujeres de color- también solían trabajar en papeles que se consideraban esenciales durante la pandemia, desde trabajadoras de supermercados hasta farmacéuticas o enfermeras que trataban a los pacientes de covid-19 en los hospitales del país.

Un análisis de los puestos de trabajo realizado por el New York Times en abril de 2020 reveló que uno de cada tres puestos de trabajo ocupados por mujeres fue designado como esencial. En la atención sanitaria esencial, por ejemplo, el 77 por ciento de los trabajadores eran mujeres. Esto las situaba justo en la primera línea de la pandemia, sin el lujo de hacer su trabajo desde la seguridad de sus hogares.

La “pena de maternidad”

A pesar de los esfuerzos por reducir la brecha, las mujeres siguen siendo mucho más responsables del cuidado de los niños y las tareas domésticas que los hombres, explica Rachel Thomas, cofundadora y directora ejecutiva de Lean In, a The Independent.

Y con las escuelas cerradas durante gran parte del año en el momento álgido de la pandemia, muchas mujeres se vieron convertidas en profesionales a tiempo completo y, en cierta medida, en maestras de sus hijos.

Aunque para todas las madres trabajadoras era un gran reto compaginar el trabajo con el cuidado de los niños y la escolarización, las trabajadoras esenciales se enfrentaron a la imposibilidad añadida de no poder quedarse en casa con sus hijos.

“Todo el mundo tenía más responsabilidades en el hogar y en el cuidado de los niños durante la pandemia”, dice Thomas. “Pero las mujeres hacían cada vez más.”

Y así, la “fragilidad” del sistema de cuidado de los niños en EE.UU. se hizo imposible de ignorar durante este tiempo, dice Martin. “La pandemia dejó al descubierto los ya frágiles sistemas en los que las familias y las mujeres confían para poder trabajar.”

Los padres de un niño de dos años tienen que pagar una media de US$1.100 (€804) al mes en guarderías. Mientras tanto, el gobierno de EE.UU. gasta una media de solo US$500 (₤365) al año en el niño.

Las guarderías cerraron durante los confinamientos y, en septiembre, el sector había perdido el 10 por ciento de los puestos de trabajo desde el comienzo de la pandemia, lo que hizo que las limitadas e inasequibles guarderías fueran “aún más inaccesibles”, explica Martin.

“Mientras otros países tienen redes de seguridad social, Estados Unidos tiene mujeres”, dice, y añade que “todo el sistema económico está construido sobre la idea de que las mujeres se sacrificarán y estirarán para que funcione y en el último año y medio esto ha puesto a muchas mujeres en una posición en la que simplemente no es posible.”

Como explica Saujani, en una nación sin permisos pagados y con falta de guarderías asequibles, las madres trabajadoras estaban en un “turno raquítico para empezar”.

Señalando la “pena de maternidad”, dice que “las madres aguantaban porque tenían que hacerlo”.

Ahora, con la pandemia que ha puesto de manifiesto el enorme agujero existente en el sistema de guarderías, se ha llegado a un “momento de crisis”, añade.

Agotamiento en el mundo empresarial

Estos retos han dejado a las mujeres cansadas, y el problema también se da en las mujeres que trabajan en el mundo corporativo, dice Thomas.

La encuesta Women in the Workplace de Lean In y McKinsey and Co reveló que el 42 por ciento de las mujeres dicen estar agotadas. Esta cifra se compara con el 35 por ciento de los hombres, y la diferencia entre ambos géneros se ha ampliado en el último año. En septiembre de 2020, el 32 por ciento de las mujeres y el 28 por ciento de los hombres reportaron estar exhaustos.

Thomas dice que este agotamiento no se debe a que las mujeres sean “más frágiles” que los hombres. “Es realmente una historia de las mujeres haciendo más - en el hogar y en el trabajo.”

Y añade: “Es un riesgo real que el lugar de trabajo de las empresas empiece a perder mujeres a causa del agotamiento, ya que, en algún momento, se convierte en demasiado”.

¿Merece la pena?

La infinidad de problemas agravados para las mujeres por la pandemia parece haber dejado a muchas reflexionando sobre una pregunta crucial: ¿Merece la pena?

“Estamos casi en el segundo aniversario de covid-19 y no ha cambiado mucho”, dice Saujani. “Los colegios siguen abriendo y cerrando, miles de personas no están vacunadas, muchos puestos de trabajo no han vuelto y no ha habido reciclaje para que la gente de esos sectores tenga otro trabajo.”

Para muchas mujeres, este septiembre parece haber sido un punto de inflexión, explica Nunes. “El hecho de que en septiembre haya habido tantas mujeres que han abandonado la vida laboral muestra la dificultad que tienen muchas para conciliar el cambio en el cuidado de los hijos con la vuelta al colegio”, afirma.

La mayoría de las escuelas del país volvieron a la enseñanza presencial este otoño, pero los cierres temporales y las cuarentenas siguen siendo habituales. En la ciudad de Nueva York, 1.924 aulas han cerrado entre el semestre que comenzó el 13 de septiembre y el 28 de octubre debido a los casos de covid-19, según datos de la ciudad.

En Colorado, todo el distrito escolar de Montezuma-Cortez envió esta semana una carta a todos los padres para informarles de que el aprendizaje sería de manera remota durante casi dos semanas.

“Todavía hay una inestabilidad en torno a si los niños permanecerán en la escuela. Además, el cambio de un arreglo a otro también es difícil debido a las debilidades en la infraestructura de cuidado que el covid-19 reveló y exacerbó”, dice Nunes.

Y también hay otros problemas que apartan a las mujeres del trabajo. El año pasado, las mujeres que trabajaban de cara al público no solo corrían un mayor riesgo de contraer el virus, sino que ahora se enfrentan a otros retos, como el de tratar con clientes enfadados por los mandatos de utilizar cubrebocas, afirma Nunes.

“Estos trabajos de atención al cliente ya han sido difíciles durante mucho tiempo en términos de tratar de equilibrar el cuidado de los niños con un horario de trabajo impredecible”, dice. “Ahora, las mujeres se cuestionan si estos trabajos de baja calidad que no proporcionan unos ingresos decentes merecen realmente la pena.”

“Muchas mujeres se enfrentan a la decisión de seguir buscando trabajo o si salir del ámbito laboral satisface mejor las necesidades de sus familias.”

La “gran renuncia”

En los últimos meses, ha habido una oleada de anécdotas sobre propietarios de empresas que luchan por contratar a trabajadores con bajos ingresos. Apodada “La gran renuncia”, algunos trabajadores parecen no estar ya dispuestos a trabajar por salarios bajos en empleos que no les ofrecen la flexibilidad que necesitan.

Esta tendencia ha forzado la mano de varios grandes empleadores de las industrias de servicios; Walmart y Costco anunciaron recientemente aumentos de sus salarios mínimos.

En palabras de Nunes, el problema tiene dos vertientes: Por un lado, las mujeres se ven obligadas a dejar de trabajar debido a la pérdida de puestos de trabajo en sus sectores y a la falta de permisos remunerados y de disposiciones para el cuidado de los hijos; y por otro, las mujeres deciden no aceptar papeles mal pagados.

“Algunas mujeres optan por abandonar la vida laboral y otras no tienen elección”, afirma.

Y si no se producen cambios legislativos importantes y no se invierte en ello, Nunes advierte que los acontecimientos del último año podrían perjudicar el papel de la mujer en el mercado laboral y en la economía en general durante mucho tiempo.

Pide que se preste atención a varias políticas para ayudar a las mujeres a permanecer en el mercado laboral: Aumento del salario mínimo, inversión en guarderías, permisos familiares remunerados, mejores salarios y protección contra el acoso sexual.

Se esperaba que la inclusión de los permisos pagados en el plan “reconstruir mejor” fuera un paso importante hacia el progreso. Para Saujani, el retroceso en este plan es un mensaje de “falta de respeto a las mujeres” por parte del gobierno.

Y añade: “El impacto a largo plazo de esto es que va a costar cada vez más volver a la igualdad: Hemos trabajado mucho para mostrar cómo son las mujeres en la fuerza de trabajo y para cambiar las nociones anticuadas del lugar de trabajo, y ahora estamos haciendo retroceder todo eso”.

La presencia de las mujeres en el mercado laboral no es algo “bonito”, sino que es crucial para las mujeres, las familias, la innovación empresarial, la economía y las oportunidades para las generaciones futuras.

Con el permiso remunerado fuera de la mesa, Saujani afirma: “Da la sensación de que Estados Unidos quiere mantener estos papeles de género anticuados”.

Relacionados

'La gran resignación': por qué tantos estadounidenses están renunciando a sus trabajos y qué significa para usted

COVID: Médicos y enfermeras de maternidad enfrentan un agotamiento extremo por la escasez de personal

EEUU: Mujeres hispanas dejaron fuerza laboral en pandemia

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.