Biden declara desastres en Nueva York y Nueva Jersey tras afectaciones por la tormenta Ida

·4  min de lectura

El presidente Joe Biden ha declarado grandes desastres en Nueva York y Nueva Jersey y está ordenando ayuda federal a ambos estados para apoyar en la recuperación de la tormenta Ida.

Los restos del poderoso huracán azotaron el noreste la semana pasada trayendo niveles históricos de lluvias y tornados. La tormenta mató al menos a 27 personas en Nueva Jersey y 13 en la ciudad de Nueva York.

Al menos 50 personas murieron en seis estados del este, ya que algunas áreas recibieron el equivalente a un mes de lluvia en cuestión de horas.

El diluvio arrasó ríos y sistemas de alcantarillado con décadas de antigüedad. La mayoría de los que murieron quedaron atrapados en apartamentos y vehículos en el sótano, y fueron arrastrados mientras intentaban escapar.

Se está llevando a cabo una gran limpieza a medida que se remolcaban vehículos abandonados y se bombeaba agua desde carreteras sumergidas y sistemas de transporte público. Los residentes arrastraron el contenido en ruinas de sus casas a las calles y los dueños de negocios se pusieron a trabajar limpiando la suciedad y los escombros.

El presidente Biden viajará a la zona el martes, visitando Manville, Nueva Jersey y Queens, Nueva York para inspeccionar los daños causados por las tormentas.

La asistencia federal puede incluir subvenciones para viviendas temporales y reparaciones de viviendas, anunció la Casa Blanca en un comunicado, junto con préstamos de bajo costo para cubrir pérdidas de propiedad no aseguradas y otros programas para ayudar a individuos y dueños de negocios a recuperarse de los efectos del desastre.

Durante un viaje a Lambertville para observar los daños causados por la tormenta el Día del Trabajo, el gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, emitió un comunicado en el que decía estar “agradecido” por la ayuda federal.

Leer más: Imágenes de satélite muestran “derrame sustancial de petróleo” en Golfo de México después del huracán Ida, según un informe

La gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, se hizo eco del sentimiento y mencionó que esperaba recibir al presidente Biden en la ciudad de Nueva York.

El gobernador Hochul declaró que Ida dañó más de 1,200 viviendas y causó destrucción por unos 50 millones de dólares a la infraestructura y la propiedad públicas, tras una evaluación inicial. El alcalde de Jersey City, Steven Fulop, declaró que los daños a la infraestructura de la ciudad se estimaron en 35 millones de dólares.

Las declaraciones de desastre de la Casa Blanca cubren los condados de Bergen, Gloucester, Hunterdon, Middlesex, Passaic y Somerset en Nueva Jersey y permiten la asistencia individual para personas en los condados de Bronx, Queens, Kings, Richmond y Westchester en Nueva York.

El huracán de categoría 4 tocó tierra el domingo pasado cerca de Nueva Orleans, Luisiana, con vientos de hasta 150 mph y varios pies de marejada ciclónica.

Los gobernadores de los estados afectados subrayaron el papel que ha jugado la crisis climática en la exacerbación del evento extremo.

“Lo que he visto en mis últimos siete años son estas tormentas localizadas, tormentas que en algunos casos ocurren fuera de las llanuras aluviales y que causan muchos daños”, expresó el viernes a CNN el gobernador de Pensilvania, Tom Wolf.

“Ya sabes, es el cambio climático”.

La crisis climática está creando condiciones que están impulsando tormentas más poderosas como Ida.

Si bien no está claro si la crisis climática significará una mayor cantidad de huracanes en el futuro, los científicos han advertido durante mucho tiempo que el aumento del calentamiento global probablemente hará que las tormentas que experimentamos sean más destructivas.

El océano absorbe más del 90 por ciento del exceso de calor causado por las emisiones de gases de efecto invernadero, en gran parte causadas por la quema de combustibles fósiles, y esa agua caliente alimenta a los huracanes.

Y a medida que el planeta se calienta, se retiene más humedad en la atmósfera, lo que significa que las tormentas pueden generar mucha más lluvia.

El aumento global del nivel del mar está agravando el peligro de marejada ciclónica. El nivel del mar frente a la costa de Nueva York es hasta nueve pulgadas más alto que en 1950.

Después de la supertormenta Sandy hace casi una década, Nueva Jersey y Nueva York gastaron miles de millones de dólares en mejorar las defensas contra inundaciones. Sin embargo, mucho se ha centrado en proteger a las comunidades de las marejadas costeras, no de las lluvias.

El viernes, el alcalde Bill de Blasio anunció nuevas iniciativas para proteger a la ciudad de Nueva York del clima extremo, denominadas colectivamente “Respuesta a la lluvia impulsada por el clima de la ciudad de Nueva York”.

“Tenemos que cambiar lo que hacemos en todos los ámbitos”, explicó el alcalde. “Necesitamos cambiar toda nuestra forma de pensar, porque ahora nos están repartiendo una mano de cartas muy diferente”.

De Blasio reveló que el nuevo sistema se enfocará en prohibiciones de viaje, advertencias de tormentas “más severas” y evacuaciones, particularmente para las personas en los apartamentos del sótano.

Ida es el quinto huracán más fuerte que toca tierra en el territorio continental de EE. UU. y el más mortífero del país en cuatro años.

Relacionados

Biden visitará los barrios devastados por las inundaciones en Nueva York y Nueva Jersey tras el paso de Ida

Legisladores prometen actuar tras inundaciones por Ida

Red eléctrica de Luisiana recibió golpe fuerte del huracán Ida, más que cualquier otra tormenta en la historia

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.