Joe Biden se acerca a Filipinas tras pasado "accidentado"

·2  min de lectura
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se reúne con su colega filipino, Ferdinand Marcos Jr., el jueves 22 de septiembre de 2022, en Nueva York. (AP Foto/Evan Vucci) (ASSOCIATED PRESS)

NUEVA YORK (AP) — El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, sostuvo el jueves su primer encuentro frente a frente con su colega filipino, Ferdinand Marcos Jr., con quien se comprometió a trabajar para fortalecer las relaciones bilaterales después de lo que, según dijo, fueron algunos “momentos accidentados” en el pasado.

Al margen de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, ambos mandatarios hablaron de las tensiones en el Mar de China Meridional, la cooperación bilateral de seguridad, el estado de la economía mundial y otros temas. Antes del encuentro, Biden dijo que también abordarían el tema de los derechos humanos.

Biden recalcó que Filipinas fue uno de los aliados de Estados Unidos que rápidamente condenaron la invasión rusa de Ucrania.

“Hemos tenido algunos momentos accidentados, pero el hecho es que es una relación crítica, crítica, desde nuestra perspectiva. Espero que usted sienta lo mismo”, le dijo Biden al comienzo de la reunión.

La relación bilateral tuvo problemas durante la presidencia del antecesor de Marcos, Rodrigo Duterte.

Duterte lanzó una intensa ofensiva contra las drogas que, según grupos de derechos humanitarios, resultó en miles de ejecuciones extrajudiciales. Según los grupos, prácticamente todos los asesinatos, cometidos por policías y hombres armados, ocurrieron sin el debido proceso, y la gran mayoría de las víctimas eran delincuentes de bajo nivel y estaban desarmados. El gobierno de Estados Unidos suspendió su asistencia antidrogas a la Policía Nacional de Filipinas desde 2016.

Las conversaciones del jueves se produjeron en medio de un aumento de las tensiones entre Estados Unidos y China por la política norteamericana hacia Taiwán. La política de Estados Unidos de “Una sola China” reconoce a Beijing como el gobierno de China, pero permite relaciones informales y vínculos de defensa con los líderes en Taipéi. China reclama la isla autónoma como propia.

Marcos, el hijo y homónimo del exdictador filipino, asumió el cargo en junio. Ha dicho que quiere buscar lazos más estrechos con China, que también ha tratado de cortejarlo.

Desde el comienzo de su presidencia, Biden ha dado prioridad a mejorar las relaciones con las naciones del Pacífico, ya que ve a una China en ascenso como el adversario económico y de seguridad nacional más amenazante para Estados Unidos.

Por su parte, Marcos subrayó a Biden que en Filipinas tiene a “sus socios. Somos sus aliados, somos sus amigos”. También agradeció a Estados Unidos por su ayuda “masiva” durante la pandemia, incluido el intercambio de vacunas contra el COVID-19, y por su papel para garantizar la paz y la estabilidad en la zona del Indo-Pacífico.