Denuncian que agentes del ICE fuerzan a inmigrantes a firmar su deportación

Agencia EFE
·2  min de lectura

Los Ángeles, 9 nov (EFE News).- El Gobierno del presidente Donald Trump tiene que lidiar este lunes con una nueva denuncia de los defensores de los inmigrantes, que detalla el uso continuo de la fuerza y la tortura de las autoridades de inmigración contra los solicitantes de asilo de Camerún para que supuestamente firmen sus deportaciones.

En un comunicado emitido este lunes, las organizaciones Freedom for Immigration, Southern Poverty Law Center (SPLC), Detention Watch Network, Families for Freedom, Haitian Bridge Alliance, Louisiana Aid y Witness at the Border advierten que tan pronto como este 10 de noviembre otro vuelo del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) podría deportar a inmigrantes de Camerún que estaban tratando de pedir asilo político.

Según la denuncia presentada el pasado jueves, “el ICE utilizó tácticas coercitivas contra seis solicitantes de asilo cameruneses detenidos en el Centro Correccional del Condado de Jackson, de propiedad privada, en Jackson Parish, Louisiana”.

Estas tácticas incluyen amenazas de violencia, abuso físico y toma forzosa de huellas dactilares para certificar por la fuerza la deportación y el papeleo de viaje.

Cuatro de los seis inmigrantes nombrados en la denuncia fueron trasladados recientemente a un centro de detención en Texas, lo que indica que el ICE podría incluirlos en un vuelo de deportación desde Dallas, advierten los activistas.

En octubre, los activistas habían realizado una denuncia similar que detallaba abusos similares contra ocho solicitantes de asilo cameruneses en el Centro Correccional del Condado de Adams en Mississippi.

“Dije que mi caso está pendiente de una moción para reabrir y que deseaba hablar con mi abogado, pero se negaron a cumplir con mi solicitud”, describió un inmigrante identificado como B.N. en la actual denuncia. “Me dijeron que si quería o no, estaba obligado a colocar mi huella digital".

Tras negarse, B.N. fue supuestamente sometido por un supervisor del ICE, quien “se abalanzó sobre mí y puso su mano sobre mi cuello".

"Me deslicé debajo de la mesa para esconderme. Otros oficiales vinieron para ayudarlos a forzar mi huella digital. Me sacaron de debajo de la mesa, quitándome los pantalones y la ropa interior. Estaba acostado boca abajo. Me apretaban el brazo izquierdo hasta que me dolía, mientras otros intentaban colocar el dedo de la mano derecha sobre el papel. Fue muy doloroso”, detalla la denuncia.

"La lucha contra la negritud y la supremacía blanca son el núcleo de cómo funciona nuestro sistema de inmigración", dijo en un comunicado Sofia Casini, directora de estrategias de defensa de Freedom for Immigration.

(c) Agencia EFE