Biden busca cambiar la política de EEUU en Medio Oriente

·2  min de lectura
BIDEN-MEDIO ORIENTE (AP)
BIDEN-MEDIO ORIENTE (AP)

Joe Biden asumió el cargo con la intención de reformar la política exterior de Estados Unidos en Medio Oriente, dando prioridad a la promoción de la democracia y los derechos humanos. Pero en los hechos, ha luchado en varios frentes para diferenciar significativamente su estrategia de la del expresidente Donald Trump.

La visita de Biden a la región esta semana incluye una reunión con el rey Salman de Arabia Saudí y el príncipe heredero Mohammed bin Salman, el líder de facto del reino petrolero que —según fuentes de inteligencia estadounidense— aprobó el asesinato en 2018 del periodista estadounidense Jamal Khashoggi en Turquía.

Como candidato, Biden se había comprometido a recalibrar la relación de Estados Unidos con Arabia Saudí, a la que describió como una nación “paria” tras la postura más complaciente de Trump, que pasó por alto el historial de derechos humanos del reino y aumentó las ventas militares a Riad.

Pero ahora Biden parece estar pensando que se gana más cortejando al país que aislándolo.

La primera escala de Biden en su visita a Medio Oriente será Israel. Aquí, de nuevo, su postura se ha suavizado desde las firmes declaraciones que hizo cuando se presentó a la presidencia.

Como candidato, Biden condenó la política del gobierno de Trump sobre los asentamientos israelíes en Cisjordania. Como presidente, ha sido incapaz de presionar a los israelíes para que detengan la construcción de asentamientos y no ha ofrecido ninguna iniciativa nueva para reanudar las conversaciones de paz entre Israel y los palestinos, estancadas desde hace tiempo.

Biden también ha dejado la decisión de Trump de 2019 que reconoce la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán, que revirtió más de medio siglo de política estadounidense.

El gobierno de Biden “ha tenido esta política bastante confusa de continuidad en muchos temas de Trump, el camino de menor resistencia en muchos temas diferentes, incluyendo Jerusalén, el Golán, el Sahara Occidental, y la mayoría de los otros asuntos”, señaló Natan Sachs, director del Centro de Política de Oriente Medio en la Institución Brookings.

Ahora Biden parece estar tratando de encontrar un mayor equilibrio en su política hacia Medio Oriente, poniendo la atención sobre lo que es posible en una parte complicada del mundo en un momento en el que Israel y algunas naciones árabes están mostrando una mayor disposición a trabajar juntos para aislar a Irán —su enemigo común— y a considerar la cooperación económica.

“Biden llega, en esencia, haciendo una elección”, dijo Sachs. “Y la elección es abrazar la arquitectura regional emergente”.

______

La periodista de The Associated Press Aya Batrawy en Dubái, Emiratos Árabes Unidos, contribuyó a este despacho.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.