Biden brega por lograr el cambio prometido a los afroestadounidenses

·4  min de lectura

El presidente Joe Biden, muy popular entre los afroestadounidenses, a quienes les debe en gran parte su llegada a la Casa Blanca, prometió "un cambio real" para la comunidad negra en Estados Unidos.

Pero desde su asunción en enero, Biden y Kamala Harris, la primera vicepresidenta negra del país, ya se han encontrado con algunos obstáculos.

- El salvavidas de los votantes negros -

Durante su campaña a la presidencia a principios de 2020, Biden sufrió tres derrotas humillantes en las primarias demócratas, en Iowa, New Hampshire y Nevada, y la recuperación parecía poco probable.

Pero Biden, ocho años vicepresidente de Barack Obama, primer presidente negro de Estados Unidos, regresó rugiendo en las internas en Carolina del Sur gracias al apoyo abrumador de los votantes negros, que le dio el impulso para finalmente ganar la nominación demócrata.

Luego, en noviembre de 2020, al enfrentar al republicano Donald Trump, los afroestadounidenses volvieron a jugar un papel clave en su triunfo.

Y el veterano político lo destacó en su discurso de victoria. "Cuando esta campaña estaba en su punto más bajo, la comunidad afroamericana me apoyó de nuevo. Siempre me respaldan y yo los respaldaré", afirmó.

- Gabinete históricamente diverso -

Con Harris, de ascendencia india y jamaiquina, Biden conformó el gabinete más diverso en la historia de Estados Unidos.

El general retirado Lloyd Austin se convirtió en el primer secretario de Defensa afroestadounidense y Cecilia Rouse es la primera mujer negra al frente del Consejo presidencial de asesores económicos.

Los afroamericanos representan el 13% de la población estadounidense, pero el 22% de los votantes por Biden en noviembre de 2020, según el Joint Center for Political and Economic Studies, un grupo de expertos de Washington centrado en estudios sobre la comunidad negra.

Después de los primeros 100 días del mandato de Biden, el 24% de su gabinete se identificaba como afroetadounidense, según ese centro, que sin embargo destacó en abril que todavía había "mucho más trabajo para garantizar una representación justa y equidad racial para las comunidades negras" en todo el país en todo el gobierno.

- La familia Floyd a la Casa Blanca -

La muerte en mayo de 2020 del afroestadounidense George Floyd, asfixiado por la presión de la rodilla de un policía blanco que lo había detenido por un delito menor y ahora está condenado por asesinato, provocó una ola histórica de protestas contra el racismo en Estados Unidos.

Biden, en medio de su carrera por la Casa Blanca, se reunió con la familia de Floyd en privado antes de su funeral en Houston.

Un año después, como presidente, recibió a la familia de Floyd en la Casa Blanca en el aniversario de su muerte. Haciéndose eco de las palabras de la hija de Floyd, Gianna, quien dijo que su padre había "cambiado el mundo", Biden dijo: "Lo hizo".

- Difícil reforma policial -

"Todos hemos visto la rodilla de la injusticia en el cuello del Estados Unidos negro", dijo Biden en un discurso ante el Congreso a fines de abril, refiriéndose al caso Floyd. "Ahora es nuestra oportunidad de lograr un progreso real".

Unas semanas antes, en una reunión con legisladores negros, había prometido "generar un cambio real".

Pero una parte importante de ese cambio, la reforma policial propuesta, se ha estancado en el Congreso.

La Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, aprobó en marzo la "Ley George Floyd de Justicia en la Policía", pero tiene pocas posibilidades de ser aprobada en el Senado en su formato actual.

Sin embargo, republicanos y demócratas están negociando un posible acuerdo.

- La espinosa cuestión de las "reparaciones" -

Después de un año marcado por la muerte de Floyd, el centenario el martes de la masacre en el "Black Wall Street" de la ciudad de Tulsa ha dado un nuevo impulso a los llamamientos para que los estadounidenses negros reciban reparaciones por los agravios del pasado.

Biden apoya un proyecto de ley que crearía una comisión de expertos encargada de hacer propuestas sobre posibles reparaciones a los descendientes de los cuatro millones de africanos traídos por la fuerza a Estados Unidos entre 1619 y 1865, cuando se abolió la esclavitud.

El texto debe aún ser sometido a votación en la Cámara y su futuro es incierto en el Senado.

El martes, antes de las declaraciones de Biden en Tulsa, la Casa Blanca anunció una nueva ayuda económica a la comunidad afroestadounidense, especialmente dirigida a abordar las disparidades raciales para acceder a viviendas y crear pequeñas empresas.

elc/ad/gma