Biden da su apoyo a Ghani, pero dice que los afganos deben decidir su futuro

·4  min de lectura

Washington, 25 jun (EFE News).- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prometió este viernes a su homólogo afgano, Ashraf Ghani, que la alianza de su país con Afganistán se mantendrá después de la retirada de las tropas estadounidenses, pero consideró que ha llegado la hora de que el pueblo afgano decida su futuro.

"Los afganos van a tener que decidir su futuro, lo que quieren", dijo Biden a la prensa al comienzo de una reunión con Ghani en el Despacho Oval de la Casa Blanca.

El encuentro se produce cuando amplias zonas rurales de Afganistán han caído en manos de los talibanes coincidiendo con la retirada de las tropas de EE.UU. y la OTAN, que esperan concluir su repliegue antes del vigésimo aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

LA ALIANZA "SEGUIRÁ" TRAS LA RETIRADA

Pese a la retirada, Biden prometió que la alianza entre Afganistán y EE.UU. "no se terminará" y "va a seguir".

"Nuestras topas pueden irse, pero nuestro respaldo a Afganistán no terminará en términos de ayuda para mantener sus fuerzas armadas, así como nuestro apoyo económico y político", afirmó.

En las últimas semanas, Biden ha querido dejar claro su compromiso con Afganistán con dos importantes gestos: una petición al Congreso para que apruebe un paquete de ayuda de 3.300 millones de dólares en asistencia de seguridad y el envío al país asiático de 3 millones de dosis de la vacuna contra la covid-19.

Ghani, sin embargo, acudió a la reunión con la intención de conseguir el apoyo de Washington para hacer frente a la ofensiva de los talibanes.

Desde el inicio de la retirada de las tropas estadounidenses en el último mes y medio, casi 60 distritos de los 370 que componen Afganistán han sido capturados por los talibanes.

Esta es la primera vez en las últimas dos décadas de guerra que los talibanes toman el control de tantos distritos en tan poco tiempo.

Al respecto, Biden consideró que "la violencia sin sentido tiene que parar", pero reconoció que "va a ser muy difícil" y evitó formular cualquier compromiso que pueda poner el peligro la retirada de los 2.500 soldados estadounidenses y los 7.000 de la OTAN.

Por su parte, durante la parte del encuentro que estuvo abierto a la prensa, Ghani expresó su respeto a la decisión del mandatario estadounidense, que consideró "histórica".

Además, Ghani pidió que se evite dar por "muerto" al Gobierno afgano antes de tiempo y se mostró optimista sobre el desenlace de su contienda con los talibanes.

"Entendamos que en momentos de gran transición, ocurren cosas, pero verán cómo, con determinación, con unidad y con esta alianza, lo superaremos todo", pronosticó el líder afgano.

UNA GIRA EN BÚSQUEDA DE APOYOS El presidente afgano acudió al Despacho Oval acompañado por el presidente del Consejo Superior para la Reconciliación Nacional, Abdullah Abdullah, a los que Biden llamó "viejos amigos" ya que todos ellos se conocían antes del encuentro de hoy.

Ghani visitó por última vez la Casa Blanca en 2014 durante el Gobierno de Barack Obama (2009-2017), en el que Biden ejerció como vicepresidente.

Además de la reunión en la Casa Blanca, el mandatario afgano se reunió este viernes con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, así como con el jefe del Pentágono, Lloyd Austin.

Durante ese encuentro con Austin, Ghani sonrió cuando un periodista le preguntó por un informe de las agencias de inteligencia de EE.UU. que estima que su Gobierno colapsará en un plazo de seis meses después de que las fuerzas internacionales abandonen el país.

"Ha habido muchas predicciones de este tipo y se ha probado que todas han resultado falsas", respondió Ghani.

El presidente afgano también se reunió el jueves con el republicano de mayor rango en Washington, el senador Mitch McConnell, un fiero crítico del “abandono” de Afganistán.

Tras el encuentro, en un comunicado, McConnell avisó de que la retirada de tropas supondrá un retroceso en los derechos de los afganos, especialmente de las mujeres.

La guerra de Afganistán, la más larga de la historia de EE.UU., comenzó en octubre de 2001 con la misión de dar caza al líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, el "cerebro" de los atentados del 11 de septiembre de ese año y que falleció en una operación de EE.UU. en Pakistán en 2011.

La guerra ha arrebatado la vida a entre 35.000 y 40.000 civiles afganos y unos 2.300 soldados estadounidenses, según un proyecto de investigación de la universidad Brown en Rhode Island. EFE

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.