Para el BID, la recuperación económica depende de la vacuna y hay que evitar otra "década perdida" en la región

LA NACION
·3  min de lectura
Mauricio Claver-Carone es el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID)
Fuente: Archivo

Impulsar la inversión en infraestructura, destinar fondos para acelerar el proceso de vacunación de Covid-19 y propiciar la llegada de empresas que deciden desinvertir en China para relocalizar parte de su producción en Occidente. Esas son algunas de las prioridades de Mauricio Claver-Carone, presidente del BID, para su gestión en los próximos años.

"Hay una correlación entre la velocidad del proceso de vacunación y la recuperación de la economía. Queremos trabajar en que haya accesibilidad, que la distribución sea equitativa y no haya sesgos políticos", dijo el ejecutivo, en una entrevista virtual organizada por el Council of the Americas. Según detalló, hubo seis países que los contactaron para asistencia en compra de vacunas, la distribución, el almacenamiento y el transporte.

Claver-Carone enfatizó en las urgencias que vive América Latina, región que calificó como la "más desproporcionadamente impactada por la pandemia" de Covid-19. "El 70% de las muertes podrían haberse evitado con un cuidado de la salud adecuado, y hay que trabajar en ese sentido", afirmó el abogado nacido en Miami, que asumió como titular del BID en octubre de 2020.

Con respecto a los plazos, el ejecutivo explicó que el objetivo es que se alcance a una masa crítica de vacunados "entre la primavera y el verano" hacia fines de 2021. "Queremos asegurarnos de que, desde el lado monetario y financiero, se haga todo lo que pueda hacerse. También con campañas de prevención y educación", agregó.

Claver-Carone, quien llegó al BID con el respaldo del presidente estadounidense Donald Trump, analizó el impacto negativo de la pandemia y dijo que se perdieron 25 millones de puestos de trabajo el año pasado. "Nada tiene un impacto social y económico más profundo en la vida de la gente que tener un trabajo formal. La creación de trabajo es nuestra prioridad número uno", apuntó.

En ese sentido, planteó que esa meta solo podrá concretarse estimulando el crecimiento de la inversión extranjera directa, y aseguró que dijo que "en la izquierda, el centro y la derecha" hay "consenso ideológico" sobre su impacto positivo. "(Alberto) Fernández y (Andrés) López Obrador, (Sebastián) Piñera e (Iván) Luque en Colombia, o (Jair) Bolsonaro, todos quieren la inversión extranjera. Crea trabajo, tiene un efecto sobre la población. Que haya consenso es un paso adelante", agregó.

En ese sentido, Claver-Carone planteó que el BID trabajará para crear "clima y el ambiente regulatorio para eso", para evitar otra "década perdida" en la región. "El crecimiento será de la mano del sector privado. Hay que fortalecerlo", agregó.

En ese sentido, analizó el proceso de relocalización de empresas, y manifestó que los 26 países que hoy participan del BID pueden favorecerse de ese proceso global. Según indicó, un tercio de las 250 empresas más importantes a nivel mundial planean mudar parte de su producción fuera de China antes de 2023, y eso podría derivar en inversiones productivas en América Latina.

"Si la región lograra capturar un 15% de lo que los Estados Unidos ya importan de sus 10 principales fuentes fuera de Occidente, eso incrementaría las exportaciones locales en US$72.000 millones por año. Esas son las nuevas oportunidades", dijo el ejecutivo, y se enfocó en algunos rubros de baja calificación: "Hay muchas alternativas para diversificarnos. No debería haber más call centers en India. Deberían estar todos en el Caribe. Esa es una de las cosas que podemos hacer, y para eso trabajo".

También se refirió al mercado laboral y la inclusión de las mujeres, y dijo que la región debe generar políticas al respecto. "No se trata solo de un tema de derechos humanos, sino de un tema económico. Tiene un impacto real en el PBI y el crecimiento. Hay mucho para hacer para que se sumen al mundo del trabajo y el acceso a las finanzas", sostuvo.

Por último, también se refirió al desarrollo de energías renovables. "Hay un cambio verde y hay que liderar ese proceso como parte de la integración y la renovación. Pienso en la producción de paneles solares y baterías en la reunión. Prefiero que se produzcan acá y no en China. Hay sentarnos y encontrar formas para eso. Es una oportunidad increíble", concluyó.