Bibliotecas de Miami-Dade ven una gran demanda de pruebas COVID gratuitas para llevar a casa

·2  min de lectura

En medio de la creciente preocupación por la nueva variante de COVID-19,el lunes hubo largas filas para recibir pruebas caseras gratis de COVID en todo Miami-Dade.

En Coconut Grove, la biblioteca entregó más de 400 pruebas antes que la biblioteca abriera sus puertas a las 9:30 a.m. Un video tomado fuera de la biblioteca regional de West Kendall mostró una larga fila de unas 150 personas que se extendía desde la puerta principal a lo largo de la acera.

Veintisiete bibliotecas públicas de Miami-Dade comenzaron el lunes a distribuir pruebas caseras gratis, con un límite de tres pruebas por vivienda. Los kits de prueba estarán disponibles hasta que se agoten existencias.

El condado distribuyó más de 12,000 pruebas en sus bibliotecas en Nochebuena. En un comunicado el lunes, la alcaldesa Daniella Levine Cava dijo que el condado amplió su distribución de pruebas para satisfacer un “reciente aumento de la demanda”.

“Tomando las sencillas precauciones que todos sabemos que funcionan podemos pasar juntos estas fiestas con seguridad”, dijo.

Toni Bracero, supervisor de la Biblioteca de Coconut Grove, dijo que la gente empezó a hacer fila afuera alrededor de las 8 a.m. y el personal comenzó a distribuir las existencias antes de las 8:30 a.m., una hora antes de la apertura. Los kits de prueba se acabaron a las 9:15 a.m.

“Hubo mucho trabajo por la mañana”, dijo.

Bracero dijo que la biblioteca solicitará kits de prueba adicionales para dar más el lunes.

En la Biblioteca de Hialeah Gardens, una empleada que contestó el teléfono dijo que el personal comenzó a entregar los kits de prueba a las 9 a.m. y rápidamente se agotaron. La empleada, quien dijo que se llama Janet, dijo que el condado proporcionaría más detalles el propio lunes más tarde.

“Había una gran fila”, dijo.

Alrededor de las 11:30 a.m. del lunes, no había gente esperando en la Biblioteca de Miami Beach. Dos agentes y un empleado de la biblioteca estaban en una mesa fuera de la entrada de la biblioteca, repartiendo tres pruebas rápidas caseras a cualquiera que se acercara.

A primera hora de la mañana, el subdirector Mike Price dijo que había habido una “fila constante” de personas recogiendo los kits de prueba. Dijo que cualquier persona interesada en las pruebas gratis debe llamar a la biblioteca con antelación.

Jennifer Caplan, vecina de Miami Beach, le dijo al Miami Herald que iba a llevar una prueba a su amiga que tiene COVID-19 y necesita un resultado negativo antes de volver al trabajo. Las otras dos son para su familia cuando las necesite.

Dijo que ha ido a varias farmacias en los últimos días y encontró que se habían agotado las pruebas rápidas. Tuvo suerte en un caso en el que acababa de llegar un cargamento.

“Es casi cuestión de suerte”, dijo.

Joey Flechas, redactor del Miami Herald, contribuyó a este reportaje.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.