Bibliotecas en Chicago almacenan Narcan para combatir las sobredosis de opioides

·6  min de lectura
Bibliotecas en Chicago almacenan Narcan para combatir las sobredosis de opioides

Las muertes por sobredosis matan a más personas en Chicago que la violencia armada y los accidentes automovilísticos combinados, dijeron las autoridades. Pero Narcan, un simple aerosol nasal, puede salvar vidas al detener las sobredosis.

¿Cómo puede alguien obtener la ayuda que puede salvarle la vida? Entrar a una biblioteca de la ciudad, recogerla y salir sin que te cuestionen ahora es una opción.

El Departamento de Salud Pública de Chicago (CDPH) almacena Narcan en 51 bibliotecas de la ciudad. El programa se expandirá a toda la ciudad para fin de año, dijo la comisionada de CDPH, la Dra. Allison Arwady.

El nuevo esfuerzo hace que el medicamento crucial sea accesible para todos los habitantes de Chicago, incluidos aquellos que abusan de los opioides potencialmente peligrosos.

“Es un milagro, de verdad”, dijo Shilo Jefferson, directora de la biblioteca regional de Legler, mientras sacaba un dispositivo Narcan, que se ve y funciona como un aerosol básico para alergias.

La biblioteca de Jefferson almacena el medicamento en una pequeña caja abierta junto a los suministros de primeros auxilios. Los kits que contienen dos dispositivos Narcan llenan la caja. Las personas pueden tomarlos sin tener que compartir información.

La distribución de Narcan es sólo otra forma en que la biblioteca apoya al vecindario de West Garfield Park, dijo Jefferson.

“Hacemos muchas más cosas que sólo ofrecer libros”, dijo. “Estamos aquí para ayudar a las personas si necesitan ayuda y estamos aquí para ayudarlos sin juzgar”.

Unos 60 kits se han repartido desde que en enero la biblioteca se convirtió en una de las primeras en ofrecer Narcan, una marca del medicamento genérico naloxona. DCPH repone el suministro cada semana, dijo Jefferson.

El personal de la biblioteca Legler también recibe capacitación sobre cómo usar Narcan y tener algo a mano por si acaso. Esa preparación se inició cuando una mujer dejó de responder recientemente ante un mercado de productos agrícolas cercano. Estaba sentada en un andador y estaba desplomada, sin respirar.

“Entonces alguien entró corriendo a buscar Narcan”, dijo Jefferson.

Jefferson dijo que administró dos dosis antes de que llegaran los paramédicos y que el medicamento resucitó a la mujer antes de que llegaran a la escena.

“Es un programa muy necesario, especialmente en el vecindario”, dijo Jefferson, quien ahora guarda Narcan en su cartera. “La adicción es una enfermedad real. Creo que este programa está ayudando a la gente”.

Las muertes por sobredosis han aumentado en todo el país y en Chicago a medida que el fentanilo, un poderoso opioide recetado para tratar el dolor intenso, se vende cada vez más ilegalmente y se mezcla con otras drogas ilícitas.

Ochocientas cincuenta y cinco personas sufrieron una sobredosis de opioides y murieron en 2019, y hubo 1,303 muertes en 2020, según el Departamento de Salud Pública de la ciudad.

“Creo que eso se debe a que las personas no tienen acceso a Narcan”, dijo Daphne Smith, administradora del departamento que supervisa el esfuerzo para llevar el medicamento a las bibliotecas.

Smith perdió a su hija por una sobredosis de fentanilo hace tres años. Ella quiere evitar que otros padres tengan que pasar por tal tragedia.

“Si hubiera sabido sobre Narcan, ella todavía estaría aquí”, dijo Smith. “Quiero que la gente tenga esto. No quiero que tengas que usarlo siempre, pero si lo necesitas, quiero que tengas acceso”.

El programa que ella ayuda a liderar ha capacitado a alrededor de 300 empleados de la biblioteca en la prevención de sobredosis y distribuyó casi 800 kits de Narcan en toda la ciudad a fines de agosto.

El medicamento milagroso “antagonista de opioides” domina a los opioides al unirse a los receptores en el cuerpo donde los opioides se habían adherido previamente, dijo la Dra. Wilnise Jasmin, directora médica de salud conductual del CDPH.

“Cualquiera puede entrar y agarrar a Narcan. Podría deberse a tu uso personal… pero también podría ser en caso de que te encuentres con alguien más, ya sea que los conozcas o sean extraños”, dijo Jasmin.

Una orden permanente en todo el estado permite a las farmacias administrar naloxona a cualquier persona que solicite el medicamento, sin receta directa, y facturar a sus aseguradoras.

La ley estatal permite que cualquiera lo administre a alguien que sufre una sobredosis sin responsabilidad, y también permite que las personas busquen ayuda médica de emergencia para una sobredosis sin correr el riesgo de responsabilidad penal por posesión ilegal de drogas.

CDPH trabaja con grupos locales para enfocarse en la divulgación, la distribución de Narcan y las ofertas de tratamiento de adicciones en las áreas más afectadas por las sobredosis. Eso incluye el “corredor de la heroína”, dijo Smith, un área de 10 cuadras cerca de Garfield Park, donde se encuentra la biblioteca Ledger.

Algunos signos clave pueden indicar una sobredosis. Una persona que toma una sobredosis puede parecer somnolienta, respirar lentamente o hacer un sonido de gorgoteo, dijo Jasmin. Las personas con tez más oscura pueden adquirir un color ceniciento o azul, mientras que las personas con piel más clara a menudo se vuelven rojas, dijo Smith.

Si alguien no responde, puede restregar los nudillos contra el esternón para tratar de despertarlo, dijeron los expertos, y si eso no funciona, es hora de llamar al 911.

La siguiente parte, administrar Narcan, es fácil, dijeron. El aerosol nasal funciona como Flonase u otros medicamentos de venta libre: inserte la punta en la nariz de la persona y empuje el émbolo hacia abajo, lo que hace que el medicamento se rocíe. Cada dispositivo Narcan contiene dos dosis, y la segunda dosis debe administrarse dos o tres minutos después de la primera si la persona no responde.

“Es una herramienta muy sencilla. Muy difícil de usar de manera incorrecta, sin efectos secundarios al usarlo. Pero hace todo lo posible para salvar la vida de alguien si tiene una sobredosis de opioides”, dijo Jasmin.

Si bien las sobredosis de opioides matan a los hombres negros y latinos en las áreas pobres en una proporción más alta, han afectado a todas las áreas comunitarias de Chicago. Jasmin quiere que Narcan se vuelva tan común como los kits de RCP o los extintores de incendios.

Smith espera que el Narcan accesible en las bibliotecas ayude a reducir el potencial de sobredosis.

“El hecho es que el consumo de drogas no va a ninguna parte”, dijo.

Algunos bibliotecarios se preocupan de que alguien entre y se lleve todo el Narcan. Smith les dice que saquen el medicamento y los dejen.

“Si toman 10, no me importa. Te conseguiré 25. Te conseguiré todo lo que necesites”, dijo. “Sólo tómalo”.

  • Este texto fue traducido por Octavio López/TCA