Beto O’Rourke califica orden de reapertura del gobernador de Texas como una “sentencia de muerte”

James Crump
·4  min de lectura
<p>Beto O’Rourke ha dicho que el levantamiento del mandato de la mascarilla por parte del gobernador de Texas, Greg Abbott, es una “sentencia de muerte” para el estado  </p> ((Getty Images))

Beto O’Rourke ha dicho que el levantamiento del mandato de la mascarilla por parte del gobernador de Texas, Greg Abbott, es una “sentencia de muerte” para el estado

((Getty Images))

El excongresista Beto O'Rourke ha dicho que el levantamiento del mandato de la mascarilla por parte del gobernador de Texas, Greg Abbott, es una "sentencia de muerte" para el estado, en medio de la pandemia de coronavirus en curso.

Abbott, un republicano, anunció el martes el Día de la Independencia de Texas que a partir de la próxima semana los residentes del estado ya no tendrán que usar cubrebocas faciales y alentó a las empresas a reabrir al 100 por ciento de su capacidad.

En Twitter tras el anuncio del gobernador, O'Rourke, quien se postuló sin éxito para el Senado en Texas en 2018 y para la nominación presidencial demócrata en 2019, criticó la decisión.

“Una sentencia de muerte para los tejanos. Añádalos a los más de 44.000 muertos cuando no pudo hacer frente a la pandemia y arruinó el lanzamiento de la vacuna”.

“Y aquellos que murieron congelados porque a él le importan más las ganancias de las compañías de energía que mantener vivos a los tejanos. Abbott está matando a la gente de Texas”, tuiteó O'Rourke el martes por la tarde.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El excongresista hizo referencia a los cortes de energía masivos y la falta de agua potable que afectaron a millones de residentes en Texas el mes pasado, lo que fue causado por temperaturas bajo cero en medio de la tormenta invernal Uri.

Leer más: Texas y otros estados flexibilizan medidas sanitarias contra el COVID-19 pese a las advertencias

Decenas de personas murieron en Texas durante la tormenta y Abbott enfrentó llamadas para renunciar ya que millones se quedaron sin electricidad durante varios días.

Abbott hizo el anuncio de la máscara facial frente a una multitud en su mayoría sin máscara el martes y defendió su decisión afirmando que "los mandatos estatales ya no son necesarios".

Sin embargo, el gobernador, quien confirmó que la orden entrará en vigencia a partir del 10 de marzo, enfatizó que los residentes deben seguir actuando con cautela y agregó: "Eliminar los mandatos estatales no termina con la responsabilidad personal".

El mandato de la máscara se implementó por primera vez en el estado en el verano de 2020, cuando Texas comenzó a ver un aumento en los casos y muertes por coronavirus.

Aunque la cantidad de pruebas positivas de COVID-19 y muertes en Texas ha disminuido en las últimas semanas, el estado aún registró 7.240 casos y 275 muertes por el virus el martes.

Otros políticos demócratas en Texas criticaron la decisión de Abbott de levantar el mandato de cubrebocas, y el alcalde de Houston, Sylvester Turner, dijo: "Simplemente no lo entiendo".

El alcalde agregó: “Cada vez que comenzamos a movernos en la dirección correcta, el Gobernador interviene y nos retrasa y dificulta todos nuestros trabajos. Minimiza los sacrificios de personas y empresas”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Mientras que en una carta a Abbott, el lunes antes del anuncio oficial, el representante estatal Richard Peña Raymond afirmó que “Texas experimentará más casos, más hospitalizaciones y más muertes” después del final del mandato.

Durante el fin de semana, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó una vacuna de una dosis de Johnson & Johnson, y se convirtió en el tercer tratamiento disponible en los EE.UU. junto con las vacunas de Moderna y Pfizer-BioNTech.

El país ha vacunado a cerca de 80 millones de personas, y se espera que esa cifra aumente rápidamente con tres vacunas que ahora se administran en los EE.UU.

Hasta ahora, Texas ha administrado poco menos de 6 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus, y 2.07 millones de esas personas ahora están completamente vacunadas, lo que representa alrededor del 7 por ciento de la población del estado.

Desde el inicio de la pandemia, Texas ha registrado más de 2.67 millones de casos de coronavirus y al menos 44,353 muertes, ya que el estado tiene el tercer total más alto de muertes por COVID-19 detrás de Nueva York y California.

Según la Universidad Johns Hopkins, ahora hay más de 28,7 millones de personas que dieron positivo al coronavirus en los EE.UU. el número de muertos ha llegado a 516,616.

The Independent se ha puesto en contacto con la oficina de Abbott para solicitar comentarios.

Relacionados

“Imprudente y peligroso”: Decisión del gobernador de Texas de abandonar las restricciones de COVID provoca una reacción violenta

Texas y otros estados flexibilizan medidas sanitarias contra el COVID-19 pese a las advertencias

El gobernador de Texas pone fin al mandato de los cubrebocas; todas las empresas pueden reabrir