Bermudas seguirá adelante con su proyecto para legalizar la producción de cannabis

·3  min de lectura

San Juan, 7 sep (EFE).- El Gobierno de Bermudas aseguró este miércoles que seguirá adelante con su controvertida apuesta de legalizar el uso y la producción del cannabis, pese a que Reino Unido ha dado instrucciones de bloquear el proyecto.

Tras meses de tensión en torno a la legislación en este territorio británico de ultramar, la gobernadora Rena Lalgie anunció la víspera la decisión de Londres, el mismo día que Liz Truss ocupó el cargo de nueva primera ministra tras la dimisión de Boris Johnson.

La procuradora general y ministra de Asuntos Legales y Reforma Constitucional de Bermudas, Kathy Lynn Simmons, dijo hoy en un comunicado que la noticia del bloqueo era "decepcionante, pero no sorprendente".

Simmons indicó que no era una sorpresa debido a "los límites" de la relación institucional de la isla con el Gobierno del Reino Unido y a "la interpretación arcaica de las convenciones sobre estupefacientes" de Londres.

La justificación es, según indicó la gobernadora, que el proyecto de ley "no es coherente con las obligaciones que tienen el Reino Unido y Bermudas en virtud de la Convención Única sobre Estupefacientes de 1961 y la Convención sobre Sustancias Psicotrópicas de 1971".

Sin embargo, la ministra de Asuntos Legales insistió en que "el pueblo de Bermudas ha expresado democráticamente su deseo de contar con un régimen de licencias de cannabis regulado, tras el fuerte respaldo en las urnas y un amplio proceso de consulta pública".

"El Gobierno de Bermudas tiene la intención de seguir avanzando en esta iniciativa, dentro del pleno alcance de sus poderes constitucionales, de acuerdo con el compromiso de nuestra plataforma electoral general de 2020", agregó.

El gobernante Partido Laborista Progresista (PLP) considera que los votantes le han dado un mandato para presentar la legislación tras obtener victorias aplastantes en las elecciones generales de 2017 y 2020.

Además, el primer ministro David Burt ya advirtió hace meses que si no se otorgaba la aprobación real al proyecto de ley se destruirían las relaciones entre Bermudas y Reino Unido.

La oposición Una Alianza por Bermudas (OBA, por sus siglas en inglés) aseguró que el PLP sabía que el proyecto de ley no obtendría la aprobación real y esperaba utilizar el asunto para impulsar la independencia.

Sin embargo, un miembro de alto rango del PLP desestimó tales afirmaciones y declaró en la radio local este miércoles: "No creo que sea una presión para la independencia; dijimos que impulsaríamos la legislación sobre el cannabis, y lo hicimos. Si fuéramos a impulsar la independencia, lo haríamos".

El proyecto de ley fue aprobado en marzo pasado en la Cámara baja por 18 votos contra 6; estos últimos, miembros de Una Alianza por Bermudas.

La medida implica otorgar una serie de licencias para poseer más cannabis (en Bermudas, el límite son 7 gramos), sembrarlo, cultivarlo y venderlo.

No obstante, fumar marihuana en público estaría prohibido, excepto en tiendas asignadas para su uso, mientras que también sería ilegal su venta a menores de 21 años.

(c) Agencia EFE