Berlín se dispone a prohibir las reuniones nocturnas a partir del viernes

·2  min de lectura

BERLÍN, 1 abr (Reuters) - La capital alemana, Berlín, se dispone a imponer una prohibición de las reuniones nocturnas a partir del viernes y a reducir el número de niños que acudan a las guarderías a partir de la próxima semana para intentar detener una tercera ola de la epidemia de coronavirus, según informaron los medios de comunicación el jueves.

Con el aumento de las temperaturas en los últimos días, los berlineses han acudido en masa a los espacios públicos para organizar picnics y fiestas, lo que ha aumentado la preocupación de que el coronavirus pueda extenderse entre los más jóvenes, tras la reapertura gradual de los colegios el mes pasado.

La semana pasada, la canciller Angela Merkel acusó a los gobernantes de los estados federados de no cumplir con los acuerdos alcanzados anteriormente para restablecer las restricciones si los contagios volvían a aumentar con el levantamiento gradual del cierre.

La asociación DIVI de medicina intensiva y de urgencias dijo que Alemania necesita urgentemente un confinamiento de dos semanas, una campaña de vacunación más rápida y pruebas obligatorias en las escuelas.

Según las propuestas que las autoridades de la ciudad de Berlín iban a anunciar en breve, los periódicos dijeron que sólo se podrá salir a la calle en solitario o con otra persona desde las 9 de la noche hasta las 5 de la mañana, si bien quedan exentos los niños menores de 14 años.

A partir del próximo martes, los ciudadanos sólo podrán reunirse en el interior con una persona ajena a su domicilio, frente al límite actual de cinco personas pertenecientes a dos hogares.

Este será el primer toque de queda de carácter limitado que se impone en Berlín desde que comenzó la pandemia hace un año. La ciudad de Hamburgo ya anunció el miércoles que restringirá las salidas nocturnas a partir del viernes, con el cierre de supermercados y locales de comida para llevar a partir de las 21 horas.

(Información de Emma Thomasson, editado por Mark Heinrich; traducido por Flora Gómez en la redacción de Gdansk)