Berazategui: un niño de dos años escapó de su casa y se puso a jugar sobre las vías del tren

·2  min de lectura
El niño fue rescatado por la Policía tras escarpar de su casa y cruzar las vías del tren en Berazategui
El niño fue rescatado por la Policía tras escarpar de su casa y cruzar las vías del tren en Berazategui

Las cámaras de seguridad del partido bonaerense de Berazategui registraron un incidente que por suerte no terminó en tragedia. Ocurrió en la localidad de Villa España, cuando producto de un descuido un niño de dos años escapó de su casa y se puso a jugar sobre las vías del tren, por lo que debió ser rescatado por la Policía.

Según pudo saber LA NACION, los agentes se anoticiaron acerca de lo sucedido este lunes, cuando la madre del menor, tras no poder encontrarlo dentro de su vivienda, se presentó en un destacamento local para alertar sobre la ausencia de su hijo. De acuerdo con lo que contó a los oficiales, había dejado el portón de su casa abierto y temía que el pequeño hubiese salido por allí.

Al analizar las cámaras de la zona a través del Centro de Monitoreo, las autoridades detectaron que el niño había estado caminando por la calle 28 y 151. En las imágenes, que fueron difundidas por el municipio, se observa cómo llegó hasta las vías del tren, donde según se informó se quedó jugando con su perra sin advertir del peligro que corría.

Frente al escenario descrito, los agentes se trasladaron al lugar de inmediato. Una vez allí, encontraron al menor y lograron ponerlo a resguardo para luego llevarlo de nuevo con su madre.

En diálogo con Crónica, la madre del niño, identificada como Sofía, brindó algunos detalles adicionales con relación a lo ocurrido. Dijo que previo a la llegada de la Policía fue una vecina quien encontró a su hijo, quien ya había dejado de jugar sobre las vías del tren y cruzado del otro lado. Agregó que toda la secuencia no duró más de 15 minutos.

Con relación al escape del menor de la casa, recordó que ella estaba bañando a otro de sus hijos cuando el pequeño salió por el portón de entrada, que no sabe si estaba mal cerrado o si fue el niño el que lo empujó y lo abrió.