Benzema-Mbappé, conexión terrible

·3  min de lectura

Roma, 10 oct (EFE).- Karim Benzema y Kylian Mbappé, con una conexión de infinito potencial, se plantaron este domingo entre la selección española y el título de la Liga de Naciones, tras un partido en el que los hombres de Luis Enrique salieron derrotados en el resultado, pero con convicciones reforzadas por un estilo honrado de la mejor forma y con talento joven que parece listo para abrir un nuevo ciclo.

Nacidos a un solo día de distancia, el 19 de diciembre Karim y el 20 Kylian, aunque separados por once años, la dupla francesa habla la misma lengua en el terreno de juego y cambió en San Siro la historia de un partido que, por juego, indicaba a España como ganadora.

Mikel Oyarzabal ilusionó a la Roja, superior por completo en la primera mitad, con un gran gol en el minuto 64. Era el premio al superior empuje de los hombres de Luis Enrique ante una Francia que, una vez más, pecaba por excesiva pasividad.

Pero todo cambió con la magia de Benzema, que a los pocos segundos de poner el balón en juego tras el gol de Oyarzabal, ponía su firma en una auténtica obra de arte.

Superó a Unai Simón con un disparo curvado clavado en una escuadra que dejó boquiabierto, por un momento, a San Siro. Fue elegido como mejor jugador del partido por la UEFA.

Es difícil encontrar a un jugador más decisivo que él en este momento. El "diez que juega de nueve" que se veía durante la gloriosa etapa madridista del portugués Cristiano Ronaldo dejó paso a un auténtico matador.

Desde la salida de CR7 de Madrid, Benzema anotó 30, 27 y 30 goles en las últimas tres temporadas. Se quedó dos veces a dos dianas de las 32 firmadas en 2012, el año de la Liga de los 100 puntos del portugués José Mourinho. Ese récord parece estar en peligro en la presente campaña.

Marcó nueve goles en ocho jornadas en la Liga española, uno en dos de Liga de Campeones y dos en dos partidos de la Liga de Naciones.

Fue la segunda vez que una jugada suya cambió la historia de un partido de Francia. Hace tres días, en Turín, impulsaba la remontada francesa ante Bélgica con otra maravilla.

Su gol de este domingo en San Siro cambió al dinámica del choque, hizo perder confianza a España y acabó llevando al 2-1 de Mbappé, con el que combinó de forma excelente.

Se completan perfectamente en el terreno de juego. Benzema ilumina con su técnica y elegancia, Mbappé impresiona con su velocidad, cambio de ritmo.

El delantero del París Saint Germain, que pidió a su club el pasado julio dejarle fichar por el Real Madrid, operación que finalmente no se cerró, anotó el 2-1 en el minuto 80 al aprovechar una asistencia de Theo Hernández. Regateó al meta y le superó con un cómodo disparo de pierna zurda.

Se hizo perdonar por un partido hasta ese momento intermitente, con jugadas de clase pura y otras demasiado barrocas.

Francia disfruta de una conexión terrible, con la mirada puesta en el próximo Mundial de Catar.

Andrea Montolivo

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.