Benjamin Netanyahu, en vías de formar un gobierno en Israel

El ex primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, vencedor de las elecciones legislativas del 1 de noviembre, recibirá oficialmente el domingo el mandato de formar gobierno, que podría ser el más derechista de la historia del país, lo que genera temores a nivel local e internacional.

Al término de tres días de consultas con representantes de los partidos electos en el Parlamento, una mayoría de diputados (64 sobre un total de 120) recomendó al presidente Isaac Herzog otorgar a Netanyahu el mandato de formar gobierno. Otros 28 apoyaron a su rival, Yair Lapid, y 28 se abstuvieron.

Netanyahu, encausado por corrupción, será convocado el domingo a la presidencia "para que acepte la tarea de formar gobierno", indicó la presidencia.

El dirigente del partido de derecha Likud tiene 28 días para formar su gabinete, pero se le puede conceder un plazo adicional de 14 días en caso de que sea necesario.

El gabinete que formará Netanyahu, que fue primer ministro desde 1996 a 1999, y desde 2009 a 2021, podría ser el más derechista de la historia del país.

Netanyahu es el mas perenne de los jefes de gobierno de la historia de Israel.

Junto a sus aliados ultraortodoxos y de extrema derecha, el bloque conservador de Netanyahu se impuso en las elecciones legislativas. Obtuvieron 64 escaños, entre los 120 del Parlamento, superando al primer ministro saliente, el centrista Yair Lapid.

El partido Likud de Netanyahu logró 32 escaños, los ultraortodoxos 18 y la alianza Sionismo Religioso, 14, un récord para la extrema derecha.

Se trató de la quinta elección en tres años y medio en Israel, un país políticamente muy dividido.

- "Repugnante" -

Los aliados de Netanyahu aspiran a tener importantes carteras ministeriales, lo que genera ya preocupación.

Entre los ultraortodoxos, el jefe del partido sefardí Shass, Arieh Dery, amparado en sus 11 escaños, querría Finanzas o Interior, según la prensa. Dery fue hallado culpable de fraude en 2021 y antes estuvo encarcelado por corrupción.

La alianza de extrema derecha Sionismo Religioso quiere el ministerio de Defensa para su jefe Betzalel Smotrich mientras que el número dos, Itamar Ben Gvir, desearía la cartera de Seguridad Interior.

Según la prensa israelí, el presidente Herzog, cuya función es simbólica, habría intentado convencer al primer ministro saliente Yair Lapid y al ministro de Defensa, rivales de Netanyahu, de formar con éste un gobierno de unión para evitar la entrada al ejecutivo de figuras controvertidas como Itamar Ben Gvir.

El presidente negó estas informaciones. Pero durante su entrevista con este líder de la extrema derecha, el jueves, le declaró recibir "interrogantes de ciudadanos israelíes y de dirigentes de mundo  (...) sobre temas sensibles de derechos humanos".

"Hay una cierta imagen de usted y de su partido que parece, y se lo digo con toda honestidad, preocupar en muchos aspectos" dijo Herzog al diputado Ben Gvir, conocido por sus diatribas antiárabes.

Ben Gvir participó el jueves en Jerusalén en una ceremonia en homenaje al rabino extremista Meir Kahane, cuyo movimiento Kach fue prohibido en Israel tras el asesinato en 1994 de 29 palestinos que rezaban en Hebrón, en Cisjordania ocupada, por uno de sus simpatizantes, Baruch Goldstein.

Washington consideró "répugnante" su participación en esta ceremonia.

Estados Unidos sigue "preocupado por la herencia dejada por Kahane y el uso persistente de retórica de extrema derecha", declaró el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, que instó a "todas las partes a la moderación y abstenerse de acciones que solo exacerban las tensiones".

mib-cgo/me/pc