Benito Castro y la distante relación que mantenía con Paco Stanley cuando murió

Foto: Medios y Media/Getty Images

El asesinato de Paco Stanley cimbró al país hace ya 21 años, y se sigue hablando del tema. En una reciente entrevista Benito Castro, quien fuera uno de sus más cercanos amigos y colaboradores, reconoció que mantenía una relación distante con el presentador cuando ocurrió el deceso. Se debió a que ya no trabajaban juntos y a que, años atrás, por error contó algo que Paco le había confiado: que Televisa les daría un programa en sustitución del que tenía otra persona.

“Fue un error mío, una estupidez mía, haber ido a cometer una indiscreción. El señor [Emilio] Azcárraga Milmo se enteró y me suspendió. A Paco le iban a dar un programa. Yo voy y le suelto la sopa a alguien muy cercano a la mujer que tenía ese programa. No quiero decir nombres porque siguen siendo mis amigos. Y van [con Emilio] y le dicen: ‘Ya me dijeron que me van a quitar mi programa’”.

Tras el error, Castro quedó congelado de la empresa durante un año, hasta que Paco logró que Emilio Azcárraga Milmo, quien era presidente de Televisa, le permitiera volver. “Pero [para entonces] ya se había consolidado la pareja Stanley - Bezares”, confesó Benito.

Hijo de una familia de artistas, Benito Castro se ha desempeñado como músico, compositor, cantante, actor, imitador y comediante. La fama le llegó en la década de 1960 como miembro de Los Hermanos Castro. También trabajó junto a Kiko Campos con el dueto Benito y Kiko y, para los años setenta, era parte de la planta de comediantes de ‘Ensalada de locos’, proyecto al que le siguió ‘La carabina de Ambrosio’.

En los noventa, y ya junto a Paco Stanley, trabajó en proyectos como ‘¡Ándale!’ y ‘¡Llévatelo!’, así como el Tenorio Cómico, en teatro. Su dupla junto a la actriz María Elena Saldaña le hicieron protagonizar los programas de comedia ‘La Güereja y algo más’ y ‘Güereja de mi vida’. Durante los 2000, participó en telenovelas como ‘Así con ellas’ y ‘Siempre te amaré’.

También te puede interesar: 'La carabina de Ambrosio': los que aún están y los que ya no

Entre el equipo técnico que acompañaba a Stanley en sus programas, se encontraban los productores Luis de Llano Macedo y Marco Flavio Cruz, quienes no mantenían una buena relación con Benito Castro.

“Paco siempre me protegió, pero yo ya tenía encima a Luis de Llano y a Marco Flavio Cruz. Ellos se encargaban de poner la música [en los programas de Stanley]. Sabían que en la música había mucho dinero y entonces no me querían”.

La situación terminó por cansar a Benito, quien quiso renunciar, pero Stanley no se lo permitió. Sin embargo, Televisa le ofreció a Castro el programa ‘La Güereja y algo más’. Y cuando Paco le preguntó si quería hacerlo, le respondió: “Sí, la verdad aquí soy un parche mal pegado. Ya no me siento a gusto. No me permiten hablar, no me permiten intervenir. Déjame ir. Año y medio después sucede lo de Paco”.

El asesinato y la cocaína

El 7 de junio de 1999, Paco Stanley fue asesinado afuera del restaurante ‘El charco de las ranas’, poco después de haber terminado la transmisión de su programa ‘Una tras otra’, el proyecto por el que se fue a TV Azteca.

Así fue como se enteró Benito Castro: “Fue horrible. Me fue a despertar mi mamá, fue a decirme: ‘Mataron a Paco, mataron a Paco’. Prendo mi tele y empiezo a ver todo el drama, todo el rollo. Y entre lo que estoy viendo, veo a Patricia, su esposa, nuestra amiga, en medio de todos los agentes del Ministerio Público, y la veo sufriendo tanto que le digo a mi mamá: ‘Voy a ir a ver qué puedo hacer por Patricia, por lo menos decirle ‘Aquí estoy’, no me puedo quedar aquí viendo la tele”.

Pero al llegar, la policía tuvo una reacción que él no se esperaba. “Me fue como en feria. Me esculcaron. Bueno, tuvo el descaro uno del Ministerio Público de preguntarme si yo tenía relaciones sexuales con Paco Stanley”.

Y entre los cuestionamientos hechos a Castro por parte de las autoridades, hubo otro que sigue siendo tema de conversación. “También me preguntaron si Paco nos daba coca. Y les dije: ‘No, a mí no me daba. Yo me la compraba, y a veces yo le daba y otras veces él me daba’. Por eso le dicen ‘perico’, porque lo sacan y vuela. Hay que compartirlo, si no no sabe”.

También te puede interesar: El asesinato de Paco Stanley impactó a una generación

Tras la declaración, Benito señaló que no le molesta hablar de su pasado con las adicciones, pues ya no forman parte de su vida y se alejó de ellas incluso antes de que mataran a Paco, algo que terminó por alejarlos un poco más.

“Puedo hablar tranquila y abiertamente de esa etapa de mi vida porque he sido ‘de todo y sin medida’, como diría José José. Afortunadamente, el minuto que cambió mi vida fue un día que me enfermé, que me sentí muy mal […] Cuando la vi tan cerca, dije ‘Ya’. De la cocaína, fácil ya seis años, del alcohol más, desde antes que muriera Paco yo ya había dejado el alcohol, porque con mi amigo se tragaba coñac en cantidades industriales y me creció el hígado dos puntos. Un médico me dijo: ‘Estás a un paso de la cirrosis’ […] Tuve que dejar el alcohol y eso me alejó un poco de Paco porque ya no me quedaba a sus fiestas, porque me aburría estar entre tanto borracho”, comentó.

@braham_MV