Beneficencia vaticana sabía de posible clérigo pederasta

NICOLE WINFIELD
Varios trabajadores aseguran un abeto de 26 metros de altura en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, el jueves 21 de noviembre de 2019. El árbol será podado para usarse como árbol de Navidad y fue donado por la región del Véneto. (AP Foto/Alessandra Tarantino)

TOKIO (AP) — La organización benéfica del Vaticano Caritas Internationalis dice que se enteró en 2017 de las inquietudes relacionadas con posible pederastia de su director en la República Centroafricana, pero que lo dejó en manos de sus superiores para que lo investigaran. Sin embargo, éste permaneció en el puesto y en el ministerio hasta este año.

CNN reveló esta semana el escándalo sobre el sacerdote belga Luk Delft, informando que el cura salesiano fue designado al frente de la principal organización benéfica del Vaticano en el país asolado por la pobreza, a pesar de que en 2012 fue condenado en Bélgica por abuso sexual infantil y posesión de pornografía infantil.

CNN identificó a dos nuevas presuntas víctimas en la República Centroafricana desde que el cura fue destinado allí.

Michel Roy, quien fue secretario general de Caritas Internationalis de 2011 a 2019, dijo en un comunicado el sábado que no supo de la condena penal hasta este año.

Sin embargo, dijo que un terapeuta le había informado en 2017 que Delft no debería estar en contacto con niños.

"Informé a Caritas CAR sobre la carta del terapeuta y les pedí que se aseguraran de que el asunto fuera atendido por su orden", dijo Roy en una declaración. "Me dijeron que el problema había sido resuelto".

El arzobispo de Bangui, cardenal Dieudonne Nzapalainga, estaba a cargo de Caritas en la República Centroafricana en ese momento, y Delft era su director en el país. Roy le transmitió a Nzapalainga las dudas mencionadas en la carta del terapeuta y Nzapalainga las transmitió a los salesianos.

La carta contenía información de un terapeuta que informaba de "inquietudes" relacionadas con un paciente, pero no evidencia de pederastia que implicara a Delft, y dijo que no se le debería permitir estar cerca de niños, dado su pasado, dijo Andre Azzopardi, responsable de la salvaguardia y la integridad de Caritas Internationalis.