Bendita: Leo Sbaraglia mostró su habilidad para decir trabalenguas

LA NACION

En Bendita lo presentaron como uno de los mejores actores argentinos, y es cierto. Solamente faltó decir que es un obsesivo del trabajo y tiene un gran sentido del humor. Leonardo Sbaraglia pasó por el programa que conduce Beto Casella y, a pesar de los problemas de conexión que complicaron la fluidez de la entrevista, aprovechó para demostrar alguna de sus muchas habilidades.

Luego de un informe que remarcó su pasión por el mate, el conductor se refirió a Intacto, la primera película que Leo hizo en España, en 2001. Aunque orgulloso de aquel rol, que le abrió las puertas del cine europeo, el intérprete reconoció que no fue fácil para él captar la esencia del acento: "Sufrí, no la película sino el proceso de hacerla. Estaba un poco rígido, con todo el mundo que te está escuchando a ver si lo hacés bien, no solo como actor sino si además parecés un español. Eso fue un poquito complicado, después en las películas siguientes me fui aflojando un poco más. Fui encontrando mi propia naturalidad en el idioma".

En aquel film de Juan Carlos Fresnadillo no estrenado en la Argentina a raíz de la crisis, Leo compartió elenco con dos pesos pesados: Eusebio Poncela y Eusebio Max von Sydow, lo que le generó una presión mayor: "Era una película envergadura, con producción. Estaban todos pendientes a ver si el personaje de ese chiquilín funcionaba. Fue un lujo y un privilegio. Gracias a ella empecé a tener una continuidad en el cine de allá", contó.

Sin embargo, lo más interesante de todo fue cómo hizo el actor para poder adquirir el tono español, y fue gracias a un trabalenguas imposible, ensayado hasta el hartazgo para la ocasión, que todavía hoy recuerda. El punto más alto de la nota fue con Leo recitándolo una vez más, y público y panel reafirmando su compromiso con el arte, el espectáculo, y la buena onda.