"Una bendición de Dios": cazadores de trufas iraquíes desentierran la cosecha del desierto

Ahmed Saeed y Alaa al-Marjani
·2  min de lectura

Por Ahmed Saeed y Alaa al-Marjani

DESIERTO DE SAMAWA, 16 mar (Reuters) - "Aquí está la trufa ¡una bendición de Dios!", exclama Zahra Buheir mientras extrae con cuidado una trufa del desierto de la tierra arenosa y la muestra entre sus dedos callosos.

"Llegó la lluvia, y luego los truenos, trayendo trufas a la superficie", añade el hombre de 72 años.

Desafiando el duro clima del desierto del sur de Irak, así como las minas terrestres abandonadas, Buheir y los siete miembros de su familia han pasado semanas buscando las trufas de temporada que les han generado ingresos durante generaciones.

Este año, la trufa del desierto iraquí, que le lleva a sus cazadores hasta 7 dólares el kilo, es más barata que sus primos europeos más escasos, que pueden costar cientos de dólares o más el kilo.

Pero con la economía de Irak en crisis, la variedad local es de gran ayuda para Buheir y su familia.

Este año la lluvia llegó tarde y Buheir sólo pudo encontrar alrededor de un kilo de trufas al día, una décima parte de lo que desenterraría en un buen año.

Revolviendo piedras y hurgando en la tierra con sus propias manos, la nieta de Buheir, Riyam, de 5 años, acompañó a sus padres a aprender el oficio y el estilo de vida del desierto.

"Cuando no hay trabajo, las trufas son una fuente de ingresos. Y estamos felices aquí", dijo el padre de Riyam, Mohsen Farhan, quien aprecia las semanas que pasa con su familia en su tienda en el desierto.

Aprender a cosechar trufas en estos días también implica comprender los peligros del desierto.

"Le tenemos miedo a los lobos, hay muchos aquí. Y hay minas. Hace un tiempo, alguien murió", dijo Farhan.

Consecuencia de la guerra del Golfo en 1991, los dispositivos sin detonar debajo de la tierra podrían confundirse con trufas por el ojo inexperto.

Cada pocos días, Hussein Abu Ali se adentra en el desierto desde la ciudad de Samawa para llevar las trufas al mercado.

Allí, Ali Tajj al-Din las vende en una subasta, cada una con un nombre diferente según su tamaño.

"Son nueces, huevos, naranjas, y aquí está la granada, la más grande", dijo.

Este año, la escasez ha elevado los precios y las trufas que no se venden localmente se exportan a los países más ricos del Golfo.

Pero los clientes del restaurante "Beit al-Hatab" de Samawa disfrutan de su especialidad semanal de trufas.

"Las freímos o asamos a la parrilla, pero el plato favorito son las trufas con arroz", dijo el dueño del restaurante Fawwaz Hatab.

(Escrito por Charlotte Bruneau; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)