Bélgica no da abasto con tanta cocaína y se convierte en víctima de su propio éxito

En Bélgica se han encontrado con un inconveniente derivado de las últimas y exitosas operaciones contra en narcotráfico a través del puerto de Amberes. Han incautado tal cantidad de cocaína que no dan abasto para incinerarla, lo que implica un problema de seguridad ya que las autoridades temen que eso pueda animar a los criminales a intentar robarla.

Las autoridades belgas están teniendo problemas para destruir las grandes cantidades de cocaína incautadas en las últimas operaciones. (Foto: FRANCOIS WALSCHAERTS/AFP via Getty Images)
Las autoridades belgas están teniendo problemas para destruir las grandes cantidades de cocaína incautadas en las últimas operaciones. (Foto: FRANCOIS WALSCHAERTS/AFP via Getty Images)

Según informa Euronews, las autoridades están teniendo problemas para eliminar la cantidad récord de cocaína incautada en el mencionado puerto este año. Por un lado, porque las incineradoras usadas con tal fin no pueden seguir el ritmo de las incautaciones. Por otro, porque existen unos límites medioambientales que indican la cantidad que se puede incinerar. Unas circunstancias que han provocado que la mercancía se acumule y almacene en lugares secretos.

Para hacerse una idea de las cifras, en una única redada llevada a cabo a mediados de octubre se incautaron más de seis toneladas de cocaína provenientes de Surinam. El portavoz de Finanzas del Servicio Público Federal, Francis Adyns, ha precisado a Euronews que “el tema principal para la administración de aduanas es destruir lo más rápido posible toda la cocaína”. El problema con el que se encuentran es que “si tenemos una gran redada de drogas, en términos de 5 a 8 toneladas, no todo se puede destruir de inmediato” por las causas descritas antes.

En referencia a la incautación de hace unas semanas, el fiscal de Amberes Franky De Keyser llegó a referirse a la cantidad de droga como “la montaña de cocaína”. Y, mientras se establecen “acuerdos con las incineradoras que nos darán más capacidad para incinerarlas”, como apunta Adyns, la droga es custodiada y escondida a la espera de ser destruida.

Una situación que genera preocupación en las autoridades “debido a estas organizaciones que no tienen miedo a usar la violencia, como hemos visto en los Países Bajos, y la gran cantidad de dinero que está en juego”, como precisa Adys. En octubre, el ministro de Justicia belga, Vincent Van Quickenborne, se convirtió en objetivo de un plan de secuestro.

El precio de un gramo de cocaína en la calle es de 50 euros, lo que indica la cantidad de dinero en juego. El pasado año Bélgica incautó 89,5 toneladas de cocaína solo en el puerto de Amberes. Una cifra que supuso un incremento del 36% con respecto a 2020. Este año calculan que superan las 100 toneladas marcando un nuevo récord nacional. Hasta ahora, llevan alrededor de 71 toneladas.

Más historias que te pueden interesar:

EN VÍDEO | Récords de incautaciones de droga en el puerto de Amberes