Belavia dejará de admitir iraquíes, sirios y yemeníes en vuelos desde Turquía

·3  min de lectura

Moscú, 12 nov (EFE).- La aerolínea estatal bielorrusa Belavia anunció hoy que dejará de aceptar a ciudadanos de Irak, Siria y Yemen en vuelos desde Turquía a Bielorrusia, con lo que cierra una de las rutas utilizadas por los migrantes para llegar a Minsk y desde allí a la frontera con la Unión Europea (UE).

"En virtud de la decisión de las autoridades competentes de Turquía, a partir de hoy los ciudadanos de Irak, Siria y Yemen no serán admitidos en vuelos entre Turquía y Bielorrusia", señaló la compañía en un breve comunicado en su página corporativa.

Este paso llega en medio de la crisis migratoria en la frontera polaco-bielorrusa, donde unos 2.000 migrantes procedentes de Oriente Medio, particularmente de esos tres países, se concentran desde el lunes para tratar de cruzar a la UE.

Los Veintisiete preparan nuevas sanciones contra Bielorrusia por la "guerra híbrida" que libra con el transporte de migrantes a la frontera comunitaria para, según ellos, desestabilizar la UE.

Los trabajos en Bruselas incluyen explorar no solo nuevas medidas restrictivas contra Belavia, sino también contra aerolíneas de terceros países que participen "activamente en el tráfico de personas".

Tanto Turquía, con su aerolínea de bandera Turkish Airlines, como Rusia, con Aeroflot a la cabeza, han negado cualquier participación en el transporte de migrantes indocumentados a Bielorrusia.

Turkish Airlines opera diez vuelos por semana a Minsk, un número similar al de Belavia.

La aerolínea estatal bielorrusa negó a finales de octubre que llevase a migrantes irregulares a la UE, en tanto que el Gobierno de Alexandr Lukashenko ha dicho que éstos entran legalmente en Bielorrusia, con visados que, según activistas, son organizados desde Minsk.

El miércoles la abogada bielorrusa Aliona Chéjovich, experta en inmigración, no dudó en declaraciones a Efe de que fue el régimen bielorruso el que organizó el flujo de irregulares de los últimos meses con destino a los Veintisiete.

"Las autoridades fueron quienes lanzaron hace varios meses una campaña publicitaria en la que Bielorrusia figuraba como el país de tránsito hacia la UE", comentó desde Minsk.

En dicha campaña, según Chéjovich, participaría y se beneficiarían las agencias turísticas y los turoperadores que dependen de la Administración presidencial.

La activista habló con varios inmigrantes que en las últimas dos semanas intentaron cruzar infructuosamente la frontera con la UE.

"En su mayoría son kurdos de Irak, pero también los hay sirios e iraníes. Nos contaron que pagaron, les concedieron visado de turista, reservaron una habitación de hotel o un apartamento en Minsk, e intentaron cruzar a Europa a través del bosque", relató.

Desde la pasada primavera se han multiplicado los intentos de entrada ilegal en Letonia, Lituania y Polonia desde Bielorrusia.

Eso después de que Lukashenko declarara abiertamente que dejará de impedir la llegada de migrantes indocumentados a la UE en respuesta a las sanciones impuestas por Occidente por las fraudulentas elecciones presidenciales de 2020, la represión posterior y el aterrizaje forzoso de un vuelo europeo en mayo para detener a un disidente.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.