Belarús: Alexander Lukashenko explicó por qué interceptó el avión

·5  min de lectura
El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, en una catedral en Turau
El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, en una catedral en Turau

MINSK.- El presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, habló tras la escalada de tensión desatada por el desvío a Minsk de un vuelo de la aerolínea Ryanair, que iba de Grecia a Lituania, e insistió en que tomó la decisión para proteger a su gente y no para detener al disidente que viajaba en el avión.

“Actué legalmente para proteger a la gente”, dijo el hombre, en el poder desde 1994, según la agencia oficial Belta. Además aseguró que es mentira que envió un caza MiG-29 para forzar el aterrizaje.

Colombia contradijo a Juan Grabois y explicó por qué lo echó

Sobre el motivo que lo llevó a ordenar la acción, volvió a referirse a la supuesta amenaza de bomba, algo que no se comprobó y que desde Occidente desmienten, y agregó que la alerta al respecto llegó desde Suiza, según lo publicado por el portal RT.

¿Qué deberíamos haber hecho? (...) Respondimos adecuadamente a la información recibida”, expresó antes de resaltar que la alerta de bomba llegó desde Suiza y que fue recibida a la vez por los aeropuertos de Atenas, Vilna y Minsk. “La parte bielorrusa llevó rápidamente la información a la tripulación del avión de acuerdo con las normas internacionales. Porque en ese momento el avión cruzó la frontera de Belarús y estaba en nuestro espacio aéreo”.

De este modo advirtió de que había 123 pasajeros de diferentes países “amenazados”. “¿Qué queremos, un pequeño Chernóbil? ¿Y cómo reaccionaría Estados Unidos en una situación así, teniendo en cuenta su triste experiencia?”. Tras ello aseguró que actuó “de acuerdo con sus deberes oficiales”, porque su obligación era la de “proteger a las personas a bordo”.

“Pensaba en la seguridad de mi país. Si el avión hubiera sido secuestrado y los terroristas quisieran destruirlo no podía permitir que cayera sobre las cabezas de nuestra gente. Actué legalmente, protegiendo a mi gente. Así seguirá siendo en el futuro”, repitió.

El avión Boeing 737-8AS de Ryanair, en el aeropuerto internacional de Minsk , en Bielorrusia, el 23 de mayo de 2021 afp_tickers
Agencia AFP


El avión Boeing 737-8AS de Ryanair, en el aeropuerto internacional de Minsk , en Bielorrusia, el 23 de mayo de 2021 afp_tickers (Agencia AFP/)

En otro momento de su discurso, agregó: “Es una mentira absoluta decir que el avión se vio forzado a aterrizar por un MiG-29. La misión del caza era establecer la comunicación, acompañar el aterrizaje del avión de pasajeros en caso de urgencia”.

Sobre el periodista detenido

Para defenderse de las acusaciones sobre el arresto del periodista opositor Roman Protasevich, que viajaba en el avión, el mandatario afirmó que se trata de un “terrorista” aunque no dio mayores explicaciones sobre por qué lo considera así.

En el Parlamento, ante responsables políticos, Lukashenko además criticó los “ataques” occidentales que traspasaban a su entender las “líneas rojas”, en referencia a las críticas por el desvío forzoso. “Nuestros adversarios del extranjero y dentro del país cambiaron de método para atacar a nuestro Estado. Han traspasado una multitud de líneas rojas, han ido más allá de los límites del entendimiento y de la moral humana”, dijo.

“Como predijimos, los malvados de fuera y dentro del país han cambiado los métodos de atacar al Estado. (...) Esto ya no es una guerra de información, esta es una guerra moderna híbrida. Hay que hacer todo lo posible para que no vaya más allá”, afirmó y siguió: “El tiempo nos ha elegido. Nos encontramos en la vanguardia de una guerra nueva, no fría, sino ya helada”.

“Si no les gusta volar a través de una Bielorrusia segura, que vuelen allí donde murieron 300 personas”, declaró en una posible referencia al accidente que tuvo lugar en 2014 en el este de Ucrania, protagonizado por un Boeing 777 de Malaysia Airlines.

Por otro lado, en otro momento tenso de su discurso, el presidente bielorruso, que hace 27 años ocupa ese cargo, denunció que su país es “escenario de experimentos para luego ir hacia el Este”. Así, sin nombrarlo, aludió a su par ruso y aliado, Vladimir Putin, sobre quien declaró en varias ocasiones que, tras él, es el siguiente en la lista de estadounidenses y europeos.

Tras el incidente, la Unión Europea decidió cerrar su espacio aéreo a Bielorrusia y adoptar nuevas sanciones contra dirigentes y entidades de la antigua república soviética. Por ello el mandatario aseveró: “Reaccionaremos con dureza a todo tipo de sanciones, ataques y provocaciones, pero no porque queramos armar una riña en el centro del continente, sino porque Occidente no nos deja opción”.

El presidente bielorruso Alexander Lukashenko
El presidente bielorruso Alexander Lukashenko


El presidente bielorruso Alexander Lukashenko

Detenido

Protasevich, de 26 años, es exjefe de redacción del influyente medio opositor Nexta, que cubrió la movilización masiva de los bielorrusos durante las protestas de 2020, cuando Lukashenko fue nuevamente reelegido en unos comicios denunciados por fraudulentos y que provocaron multitudinarias protestas en las calles.

Por su parte el presidente atribuye estas manifestaciones a una oposición dirigida por países occidentales, a los que acusa de querer derrocarlo. Sobre la detención, indicó hoy: “Aquí, en Bielorrusia, él y sus cómplices planeaban organizar una masacre y una rebelión sangrienta”.

Las autoridades de Bielorrusia arrestaron a Protasevich, que vive en Europa, a pisar el suelo de Minsk, capital del país, porque califican el canal de Telegram Nexta, que cuenta ahora con más de un millón de seguidores, de extremista. El Comité de Investigaciones había abierto una causa penal en su contra en noviembre de 2020 y emitido una orden de captura.

Asimismo el Comité de Seguridad Estatal agregó a Protasévich en la lista de personas vinculadas con el terrorismo. Su nuevo canal, Belarús golovnogo mozga (Bielorrusia del cerebro), también fue declarado extremista.

Protasevich es acusado de organizar disturbios, acciones colectivas que violan gravemente el orden público y de incitar al odio social basado en la profesión. De ser enjuiciado, podría recibir una condena de hasta 15 años en prisión.

ARCHIVO - En esta imagen del domingo 26 de marzo de 2017, la policía bielorrusa detiene al periodista Protasevich
ARCHIVO - En esta imagen del domingo 26 de marzo de 2017, la policía bielorrusa detiene al periodista Protasevich


ARCHIVO - En esta imagen del domingo 26 de marzo de 2017, la policía bielorrusa detiene al periodista Protasevich

Agencias AFP y DPA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.