Beber de manera compulsiva “podría desencadenar un trastorno del ritmo cardíaco potencialmente mortal”

·3  min de lectura
 (iStock)
(iStock)

Beber demasiado alcohol con regularidad o darse un atracón podría provocar un trastorno del ritmo cardíaco potencialmente mortal, según un nuevo estudio.

El estudio, publicado en la revista Nature Cardiovascular Research, afirma que quienes beben en exceso podrían correr el riesgo de padecer fibrilación auricular (FA), un ritmo cardíaco que suele provocar un infarto.

El estudio es el primero que muestra una relación entre el aumento del consumo de alcohol y las visitas al hospital por FA en un grupo numeroso.

También es el primer estudio que relaciona el consumo agudo de alcohol con una mayor incidencia de FA de nueva aparición en personas no diagnosticadas previamente.

“Nuestros nuevos datos sugieren que el consumo agudo de alcohol en la población general se asocia a un mayor riesgo de sufrir un episodio de fibrilación auricular, incluido un mayor riesgo de sufrir un primer episodio de fibrilación auricular entre las personas a las que nunca se les ha diagnosticado previamente esta afección”, afirmó el autor principal del estudio, el profesor Gregory Marcus, de la Universidad de California en San Francisco.

“En todo el mundo, el alcohol es la droga más consumida, y ahora está claro que el consumo de alcohol es un importante factor de riesgo de fibrilación auricular”.

El estudio inicial analizó a 100 pacientes con FA que estaban a punto de someterse a una intervención quirúrgica por esta afección e identificó cambios fisiológicos en el corazón desencadenados por el elevado nivel de alcohol en sangre.

Aunque los investigadores no observaron ningún episodio de FA durante el breve estudio, los cambios inducidos por el alcohol que observaron en el corazón se habían asociado previamente con un riesgo elevado de FA.

Un estudio posterior sobre el consumo agudo de alcohol en un conjunto diferente de 100 pacientes con diagnóstico de FA descubrió que los episodios de FA se asociaban con el consumo de alcohol reportado poco antes.

Los investigadores también analizaron los días del año en los que era más probable que las personas consumieran más alcohol. Para ello, analizaron los datos de más de 36.000 personas de más de 59 países que utilizaron un dispositivo de medición de la alcoholemia con tecnología Bluetooth disponible en el mercado.

A partir de más de 1,2 millones de mediciones de alcohol, los investigadores determinaron que es más probable que la gente beba en días festivos como Año Nuevo y Navidad o durante grandes acontecimientos deportivos como la Copa Mundial de la FIFA o el domingo del Super Bowl.

El profesor Marcus señaló: “Queríamos comprobar la hipótesis de que durante las fechas y los acontecimientos que identificamos por primera vez como asociados a un consumo elevado de alcohol en los usuarios del alcoholímetro, también veríamos más visitas al hospital por fibrilación auricular”.

“Esto implicaría que existe una relación casi inmediata entre el exceso de consumo de alcohol y más fibrilación auricular en la población”.

A continuación, los investigadores revisaron las visitas a las salas de emergencia de los hospitales de California desde el 1 de enero de 2005 hasta el 30 de diciembre de 2015 e identificaron las visitas codificadas para un diagnóstico de FA. Compararon las semanas asociadas con un mayor consumo de alcohol con todas las demás semanas del año para ver si había más visitas por FA en los días en que se sabe que la gente bebe más.

Descubrieron que había un número “significativamente elevado” de visitas al hospital por FA cuando se comparaban todos esos eventos identificados empíricamente con todos los demás días del año.

Los investigadores también descubrieron que la mayor asociación entre el consumo agudo de alcohol y las visitas al hospital por FA se da entre los mayores de 65 años.

El profesor Marcus añadió: “Esto puede ser una especie de llamada de atención para aquellos individuos que tienen un desencadenante identificable de su fibrilación auricular, que podríamos suponer que estarían más motivados para evitar el consumo de alcohol y, posteriormente, experimentar una disminución de su riesgo de fibrilación auricular.”

Reporte adicional de SWNS.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.