La bebé afgana que pasó por una valla de alambre de púas en Kabul ahora vive con su familia en Arizona

·4  min de lectura

La bebé afgana que recibió atención mundial después de ser trasladada por un infante de marina en el aeropuerto de Kabul durante la caótica retirada de Estados Unidos de Afganistán, está a salvo y vive con sus padres en Arizona.

Las imágenes de la niña, que tenía 16 días cuando fue entregada sobre una cerca de alambre de púas mientras las multitudes intentaban llegar a los vuelos militares estadounidenses, simbolizaban la desesperada situación de los afganos que intentaban huir de los talibanes.

Ahora, con dos meses de edad, la desgarradora historia de escape de la bebé Liya se cuenta por primera vez.

En declaraciones a AZfamily.com, su padre Hameed reveló que estaba de pie junto al infante de marina de los EE.UU. que levantó a su hija para ponerla a salvo, y fue fotografiado sosteniendo las piernas del soldado para estabilizarlo mientras se acercaba.

Hameed había trabajado con el ejército estadounidense durante cinco años como traductor y asesor. Sigue siendo un objetivo de los talibanes y pidió que se ocultara su apellido para proteger a los miembros de la familia que aún se encuentran atrapados en Afganistán.

Mientras Estados Unidos intentaba sacar ciudadanos y aliados de Afganistán en agosto, Hameed vivió en el aeropuerto de Kabul durante un mes para ayudar con el esfuerzo.

No se le permitió salir de la zona segura y no pudo asistir al nacimiento de su hija Liya a principios de agosto. Su esposa Sadia tuvo que soportar el difícil parto sin él.

A medida que la situación de seguridad en Kabul se deterioró durante agosto, los temores de Hameed por su familia aumentaron.

Leer más: Aviones militares de China vuelan hacia Taiwán por 2do día

“Obtuvimos información de que la gente estaba siendo asesinada o desaparecida. Por mi afiliación (con el ejército), sabía que mi hogar sería el siguiente. No se trataba de 'si', sino de 'cuándo' ”, expresó Hameed a AZfamily.com.

Para el 19 de agosto, la familia decidió que la única opción era que Sadia reuniera pasaportes, efectivo y pertenencias e intentara llegar al aeropuerto.

Sadia dice que mientras se acercaba al aeropuerto con Liya, los talibanes confiscaron su identificación, dinero en efectivo y pertenencias en un puesto de control.

Las líneas telefónicas no funcionaban, lo que dificultaba la comunicación, pero Hameed los vio entre la enorme multitud que intentaba llegar a una abertura en la puerta del aeropuerto.

"Estaban usando cañones de agua y explosiones para controlar a la multitud", reveló Hameed.

“Cada vez que estallaba una explosión, podía ver a mi hija empezar a gritar y llorar. No pude hacer nada para ayudar”, dijo.

“Sabía que ella nunca lo lograría. Ella sería aplastada hasta la muerte, Dios no lo quiera, o seriamente herida”, contó Hameed.

Los talibanes estaban sometiendo a palizas a la multitud que escapaba cuando entraban por la puerta que se abría, y Hameed le preguntó a un infante de marina estadounidense si había algo que pudiera hacer.

El soldado le dijo a Hameed que lo único que podía hacer era intentar levantar a Liya por encima de la cerca y le advirtió que podría lastimarse.

“Le dije que me arriesgaría. Prefiero que ella salga herida que muera".

Cuando el infante de marina se agachó para agarrar a Liya, Hameed le sujetó las piernas para evitar que se cayera.

El infante de marina entregó a Liya a Hameed, quien pudo abrazar a su hija por primera vez.

“Cuando sea mayor, le diré que es una luchadora. Ella superó los peores momentos al comienzo de su vida”, aseguró Hameed.

Sadia todavía estaba atrapada afuera y colapsó de agotamiento. Cruzó la puerta más tarde esa noche y la familia fue puesta en un vuelo de evacuación a los Estados Unidos.

Hameed y su familia ahora viven en el área de Phoenix con un amigo de la familia y, aunque a salvo, escaparon sin ninguna de sus pertenencias o identificación.

Hameed ha configurado una cuenta de GoFundme para ayudar a Sadia y Liya a obtener atención médica y a comenzar una nueva vida.

Espera conocer algún día al infante de marina estadounidense que ayudó a salvar la vida de su hija.

"Ay Dios mío. Le daría un abrazo. Literalmente salvó la vida de mi hija”, confesó Hameed.

Relacionados

Talibanes prohíben a barberos cortar la barba a sus clientes

Afganistán: Talibanes matan a tiros a cuatro presuntos secuestradores y cuelgan sus cuerpos en plazas públicas

Acuerdo de EEUU con el Talibán en 2020 inició colapso afgano

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.