Así fue la beatificación de Juan Pablo I “el papa efímero”

·1  min de lectura

Juan Pablo I, el papa efímero, fue beatificado en Roma por el sumo pontífice Francisco. Al antiguo monarca de la iglesia católica se le adjudica la curación milagrosa de un niña argentina, la menor que se estaba muriendo, se recuperó gracias a las oraciones de un sacerdote que lo invocaba. Miles de personas asistieron a la ceremonia ofrecida en la plaza San Pedro. Conocido como Albino Luciani, fue el último papa italiano. “Con su sonrisa, el papa Luciani logró transmitir la bondad del Señor. Es hermosa una Iglesia con el rostro alegre, sereno y sonriente, que nunca cierra las puertas” dijo Francisco.