El BCRA aminoró el ritmo de compra, pero sigue sumando reservas

Javier Blanco
·4  min de lectura
Edificio del Banco Central
Ignacio Sánchez

Con una brecha cambiaria que se mantiene estabilizada en el menor nivel de los últimos 7 meses, el Banco Central (BCRA) inició sus actividades cambiarias de abril comprando en el mercado unos US$65 millones, cifra que representa algo menos del 20% de las divisas operadas en el mercado (US$341,5 millones) en la rueda de reinicio de operaciones tras los feriados de Semana Santa.

Se trata de un compra modesta en comparación con la que concretó en la primera sesión de negocios de marzo, cuando se alzó con US$180 millones (algo así como el 59% de lo negociado ese día), buscando asegurar su caja para que el Gobierno pueda atender pagos a organismos multilaterales (unos US$210 millones) o vinculados a la compra de vacunas contra el Covid-19 (unos US$61 millones), pero que está en línea con la intervención de compra de la primera rueda de febrero, cuando sumó US$45 millones, también algo menos del 20% de lo transado ese día.

Los operadores sospechan que el menor nivel de compra puede estar vinculado a la necesidad de dar curso a un monto mayor de pedidos de compra para realizar importaciones, en especial, para que algunas empresas o sectores puedan sostener o incrementar el nivel de actividad, en paralelo con lo que demanda el ciclo reactivador de la economía. “Es una hipótesis que deberá confirmarse, en todo caso, en los próximos días”, comentó una fuente del mercado.

La nueva compra, tras un marzo muy productivo en la materia (durante el que había adquirido US$1478 millones), llegó tras una jornada que arrancó con el dólar mayorista cotizando a $92,35, es decir, 35 centavos por encima del cierre del miércoles pasado.

Sin embargo, con el correr de las horas la sostenida oferta lo hizo caer hasta los $92,23, momento en que el BCRA hizo sus mayores intervenciones para sostener los precios o reacomodarlos un poco antes de validar un cierre a $92,24, es decir, con un ajuste de 0,26% en relación a su cierre previo.

El ajuste confirma una moderación en el ritmo de actualización del tipo de cambio, que viene de ser de apenas 2,4% en marzo, el más bajo desde enero de 2020, pese a que la inflación no desacelera.

Impacto en el mercado de futuros

Esta definición oficial -en un contexto del BCRA recomponiendo reservas- tiene cada vez mayor impacto en el mercado local de futuros, que abrió el mes con ajustes del 0,6% en los contratos a vencer en los meses próximos a las elecciones de medio término, ya que se descuenta que el Gobierno lo retrasará todo lo que sea necesario para tratar de aplacar la inflación. Por esta razón, cerraron a $103,65, $106,50 y $109,25 las posiciones a liquidarse a fin de agosto, septiembre y octubre, respectivamente.

Con el oficial cada vez más "pisado" y el BCRA recomponiendo reservas, los futuros del dólar tienden a caer, aunque los contratos que vencen en meses posteriores a las elecciones se mantienen estables
Shutterstock


Con el oficial cada vez más "pisado" y el BCRA recomponiendo reservas, los futuros del dólar tienden a caer, aunque los contratos que vencen en meses posteriores a las elecciones se mantienen estables (Shutterstock/)

Pero, a la vez, se mantuvieron estables los valores de los contratos a vencer en noviembre y diciembre, que cerraron a $113,55 y $117,50, ya que se teme que, pasada la elección, el denominando “plan aguante” del Gobierno deje a la vista sus limitaciones y eso obligue al BCRA a validar ajustes del tipo de cambio como los que venía haciendo hasta antes de que el ministro de Economía, Martín Guzmán, decidiera usar al dólar como “ancla” anti inflacionaria.

“Luego del paréntesis de Semana Santa, las autoridades económicas continuaron con su política de suavizar el ajuste del tipo de cambio mayorista, una señal que se trasladó a los mercados de futuros, que mostraron nuevas bajas producto de un cambio de expectativas que descarta ahora saltos bruscos en la cotización del dólar”, destacaron en PR Corredores de Cambio, en referencia a esta tendencia.

La jornada cerró con los dólares financieros operando estables y la divisa volviendo a replegarse en el mercado negro, al quedar ofrecida a $140 para la venta. A su vez, cerró a $141,81 el dólar MEP (0,3% abajo) y a $147,97 el contado con liquidación (CCL), tras subir 0,5% en el día. Con estos valores, y el dólar solidario ya arriba de los $161, el denominado blue se mantiene como la versión más accesible del billete y la brecha con el dólar mayorista va del 51% al 60%.