El BCIE inaugura una sede en Buenos Aires para impulsar sus lazos con Argentina

Buenos Aires, 1 nov (EFE).- Expandir los proyectos de desarrollo y nutrirse de la experiencia argentina en innovación, agricultura y educación: ese es el propósito del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), que inaugura sus oficinas en Buenos Aires para impulsar sus lazos con este país.

La nueva sede del organismo, ubicada en el barrio porteño de Retiro, pretende convertirse en una "plataforma" para entender la sociedad argentina y buscar aquellos nichos en los que poder "hacer la diferencia", aplicando los "recursos oportunos" en el "momento oportuno", según constata Dante Mossi, presidente ejecutivo de la entidad.

"Queremos aprovechar este espacio para hacer esas relaciones más intensas, más diversas y obviamente para aprender, porque Argentina tiene mucha experiencia en cómo manejar proyectos de desarrollo y creemos que podemos aprender también algo de Argentina", explica Mossi en una entrevista a EFE en Buenos Aires.

RELACIÓN CONSOLIDADA

En 1995, Argentina se convirtió en el tercer socio extrarregional del BCIE, institución financiera de carácter multilateral que fue creada en 1960 con el objetivo de promover la integración y el desarrollo económicos de los países centroamericanos.

Con su entrada en el organismo, Argentina aportó un capital que permitió al banco "ayudar a Centroamérica en una época muy dura", señala Mossi, para quien ha llegado el momento de entender las diferencias entre las regiones como "oportunidades de desarrollo".

En este sentido, el país suramericano cuenta actualmente con nueve operaciones aprobadas por el BCIE en sectores como ciencia y tecnología, agricultura, igualdad de género y transformación digital de las pequeñas y medianas empresas, que suman 394 millones de dólares.

"Todos los proyectos han sido más bien de temas que son novedosos para el banco, porque tienen que ver con la inclusión social más urbana, que no tenemos todavía en Centroamérica", expone Mossi sobre un país, Argentina, que representa un 4,3 % de la participación accionarial del BCIE.

ÁREAS DE COOPERACIÓN FUTURAS

Respecto a las futuras oportunidades de cooperación, el responsable ejecutivo del BCIE destaca las conversaciones mantenidas con la Cancillería argentina para "intensificar el intercambio cultural" entre el país y Centroamérica.

"Eso involucra cómo atraer más talento centroamericano a las universidades argentinas y viceversa, para realmente explorar las ventajas de cada uno de los países y sus relaciones comerciales. Creemos que Argentina tiene muchísimas oportunidades de exportar sus empresas a Centroamérica y al revés también", afirma Mossi.

Con una creciente población joven, la educación se ha convertido en uno de los "temas cruciales" para los países centroamericanos, que ven a Argentina como "un modelo a seguir" en este aspecto, según Mossi.

"Habrá críticas del sistema educativo argentino, pero obviamente tiene resultados muy buenos y queremos aprender de esa experiencia", manifiesta el ejecutivo, cuya entidad seguirá desarrollando los programas de "Cero Hambre" en Argentina para "asegurarse de que nadie se queda sin alimentos".

El presidente ejecutivo del BCIE valora el capital depositado en el organismo por parte de Argentina, país que atraviesa una profunda crisis socioeconómica desde hace varios años, con fuertes desequilibrios fiscales y monetarios.

"Nosotros vamos a atender a Argentina basándonos en esa exposición que Argentina tiene con nosotros. Obviamente, somos muy chicos para tener alguna injerencia en lo que hace a los indicadores macroeconómicos del país, pero es una señal de confianza", afirma Mossi.

"Somos un banco de desarrollo, que estamos aquí no para lucrarnos, sino para desarrollarnos juntos, así que vamos a apoyar a la República Argentina en sus retos, sean sociales, económicos o de temas controversiales o muy difíciles", agrega el máximo responsable de la institución.

RETOS DE CENTROAMÉRICA

Otro de los principales retos de Centroamérica, además de la lucha contra la pobreza y la desigualdad, es el cambio climático, que ha dejado su huella en la región con huracanes y sequías cada vez más frecuentes.

Para el presidente ejecutivo del BCIE, Argentina puede contribuir a mitigar el impacto del calentamiento global en estos países mediante sus innovaciones tecnológicas e industriales, poniendo como ejemplo sus sistemas de "riego inteligente" o la producción de vehículos híbridos y eléctricos.

"Tenemos dos países asiáticos (Corea del Sur y Taiwán) que son dueños del 20 % de este banco y son líderes en la industria automovilística. Ojalá podamos hacer esos nexos de industrialización de Asia con Argentina y aprovechar esa experiencia para eliminar los vehículos de combustión interna de la región centroamericana", vaticina.

"El cambio climático es real, no tiene fronteras, y obviamente en lo que podamos contribuir para este bien global nos va a ayudar a todos", sentencia el directivo de una institución que ha destinado 2.052,2 millones de dólares en la última década para favorecer la integración regional de Centroamérica.

Javier Castro Bugarín

(c) Agencia EFE