El BCE revisa el interés de los depósitos estatales para frenar las pérdidas -fuentes

FOTO DE ARCHIVO: Sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort, Alemania

Por Francesco Canepa

FRÁNCFORT, 1 nov (Reuters) - Los responsables de política monetaria del Banco Central Europeo están revisando los intereses que el banco paga por los depósitos en efectivo de los países, incluyendo un posible recorte, para tratar de frenar las crecientes pérdidas derivadas de su lucha contra la inflación, dijeron dos fuentes a Reuters.

El BCE y los 20 bancos centrales de los países que comparten el euro han empezado a registrar grandes pérdidas tras elevar los tipos de interés de los depósitos a un nivel récord en un intento de frenar el crecimiento de los préstamos y los precios en la zona euro.

Con el fin de reducir el pago de esos intereses, los banqueros centrales de la zona euro reavivaron el debate sobre la remuneración de los depósitos estatales en su reunión de política monetaria del pasado jueves, según dos fuentes cercanas al asunto.

Pero aplazaron cualquier decisión tras el debate preliminar de la semana pasada, temiendo que cualquier cambio pudiera ser contraproducente, añadieron las fuentes.

A los gobernadores les preocupa que una reducción de los intereses que pagan por el efectivo público haga que los países se pasen a los bancos comerciales, que volverían a depositar ese dinero en el BCE a cambio de una remuneración aún mayor, según las fuentes.

Un portavoz del BCE declinó hacer comentarios.

Es probable que los responsables de política monetaria vuelvan a tratar el tema el año que viene, según las fuentes, cuando el BCE también deba abordar la cuestión más amplia del exceso de efectivo que circula por el sistema bancario.

A principios de este año, el BCE fijó un límite máximo para la remuneración de los depósitos estatales en los bancos centrales de la zona euro igual al tipo de interés a corto plazo del euro (€STR), actualmente en el 3,9%, menos 20 puntos básicos.

El Bundesbank, tradicionalmente un imán para los fondos públicos debido a la percepción de seguridad de Alemania, y algunos otros bancos centrales nacionales de la zona euro ya han bajado sus propios tipos a cero.

Entretanto, los países han reducido sus depósitos en los bancos centrales del bloque de 647.000 millones de euros (683.000 millones de dólares) en julio de 2022 a 205.000 millones de euros en el último recuento.

¿FINANCIACIÓN DE LOS ESTADOS?

Tradicionalmente, los Estados no devengaban intereses por sus saldos en efectivo en el banco central, de acuerdo con la prohibición del BCE de financiar las arcas públicas.

Pero años de compras de deuda pública por parte del BCE y la reciente subida de los tipos de interés han complicado el panorama.

En septiembre de 2022, el BCE elevó por encima de cero el tipo de interés de los depósitos de los bancos comerciales.

Temiendo "una salida abrupta" de efectivo público hacia el mercado monetario, que se había visto privado de una garantía vital por las propias compras de bonos del BCE, el banco central empezó a remunerar también los depósitos del Estado.

La cuestión puede resultar ahora no sólo financiera, sino también política. Los bancos comerciales han visto dispararse sus beneficios gracias a los elevados tipos de interés del BCE, lo que ha suscitado críticas públicas e incluso impuestos en Lituania, España e Italia.

Los países de la zona euro sólo han disfrutado de una parte de esa bonanza, pero podrían pagar la factura completa si su banco central necesita un rescate, como advirtió el Banco de Países Bajos que podría ocurrir algún día.

Los bancos comerciales de la zona euro ganan un 4,0% por el exceso de efectivo que aparcan en su banco central, lo que supone unos 3,5 billones de euros después de que el BCE inundara el sistema de dinero durante la pasada década, cuando trataba de impulsar una inflación demasiado baja mediante la compra masiva de bonos.

Por otro lado, los Estados disfrutaron en los últimos años de ricos dividendos de sus bancos centrales procedentes de esas mismas compras.

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, anunció la semana pasada que el banco central "no tiene como objetivo mostrar beneficios o cubrir pérdidas" y añadió que los responsables de política monetaria no habían debatido aumentar la parte de las reservas no remuneradas de los bancos.

Sin embargo, la cuestión está suponiendo un problema para los bancos centrales de los países ricos. El Banco Nacional Suizo decidió el lunes reducir el importe de los intereses que paga a los bancos comerciales y la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra también están registrando pérdidas.

(1 dólar estadounidense = 0,9472 euros)

(Información adicional de Balazs Koranyi y Frank Siebelt; edición de Emelia Sithole-Matarise; editado en español por Javi West Larrañaga)