Weidmann contradice a Lagarde sobre la política expansiva antes de la reunión del BCE

·4  min de lectura
La sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort

Por Francesco Canepa y Balazs Koranyi

FRÁNCFORT, 19 nov (Reuters) -El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, contradijo en público el viernes la línea oficial del Banco Central Europeo (BCE), al advertir que la inflación podría mantenerse por encima del 2% durante algún tiempo y que el BCE debería evitar cualquier compromiso que mantenga abierto el grifo del dinero.

Sus palabras se conocieron sólo unas horas después de que la presidenta del BCE, Christine Lagarde, reafirmó su expectativa de que la inflación en la zona euro se desvanezca y pidió un estímulo continuo para la economía.

El BCE celebrará una reunión clave de política económica el 16 de diciembre.

Weidmann, que dejará de ser gobernador del banco central alemán y responsable de la política monetaria europea a finales de año, tras una década de oposición en gran medida vana a la política expansiva del BCE, adoptó un tono decididamente diferente al de Lagarde.

"Unas expectativas de inflación más altas y un mayor crecimiento de los salarios podrían reforzar las presiones sobre los precios a medio plazo", dijo Weidmann en un evento bancario.

"Y bien podría ser que las tasas de inflación no caigan por debajo de nuestro objetivo a medio plazo, como se había previsto antes".

La inflación en la eurozona alcanzó el 4,1% en octubre, empujada por el aumento de los costos de la energía, y se espera que se mantenga por encima del objetivo del 2% del BCE el próximo año, ya que los proveedores afectados por la pandemia no pueden seguir el ritmo de reapertura de la economía.

Antes, en el mismo acto, Lagarde había insistido en que el BCE no debería pisar el freno ahora.

"Cuando se espera que la presión de la inflación se desvanezca -como es el caso actual- no tiene sentido reaccionar endureciendo la política monetaria", dijo. "El endurecimiento no afectaría a la economía hasta que el susto ya haya pasado".

DECISIÓN EN DICIEMBRE

El BCE debe decidir el futuro de sus programas de compra de bonos en su reunión de política monetaria del 16 de diciembre.

Aunque el banco central ya ha señalado que su programa de compras de emergencia por valor de 1,85 billones de euros terminará en marzo, Lagarde dijo que las compras de activos seguirán siendo "importantes" después de esa fecha.

"Incluso después del esperado fin de la emergencia pandémica, seguirá siendo importante que la política monetaria -incluyendo la calibración apropiada de las compras de activos- apoye la recuperación y el retorno sostenible de la inflación a nuestro objetivo del 2%", dijo.

Por el contrario, Weidmann advirtió que no se debe asumir ningún compromiso a largo plazo para mantener el crédito fácil y dijo que el BCE debería señalar que está preparado para endurecer la política si es necesario.

"Dada la considerable incertidumbre sobre las perspectivas de inflación, la política monetaria no debería comprometerse a mantener su actual postura expansiva durante demasiado tiempo", dijo.

"Para mantener las expectativas de inflación bien ancladas, debemos reiterar una y otra vez: Si es necesario para salvaguardar la estabilidad de precios, la política monetaria en su conjunto tendrá que normalizarse".

Esto ya está ocurriendo en la mayoría de los países. Se espera que el Banco de Inglaterra suba los tipos a finales de este año y la Reserva Federal está reduciendo su programa de compra de bonos.

Pero Lagarde argumentó que endurecer la política monetaria ahora reduciría los ingresos de los hogares, que ya se están enfrentando a un choque por el aumento de los costos de la energía que probablemente frenará el crecimiento.

"En esta situación, un endurecimiento de la política monetaria no haría más que exacerbar el efecto contractivo sobre la economía", dijo.

Aunque Lagarde reconoció que las perspectivas de inflación han mejorado tras una década de escaso crecimiento de los precios, dijo que el BCE debería "alimentar" la demanda.

"A medida que las fuerzas positivas de la demanda en la economía ganan fuerza, las perspectivas de inflación a medio plazo parecen mejores que antes de la pandemia", dijo Lagarde. "Por lo tanto, debemos seguir alimentando estas fuerzas no retirando el apoyo a la política monetaria antes de tiempo".

(Reporte de Balazs Koranyi; edición de Francesco Canepa y Toby Chopra, traducido por José Muñoz en la redacción de GdańskEditado en español por Javier López de Lérida)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.