El BCE podría aumentar los estímulos monetarios en diciembre

Agencia EFE
·3  min de lectura

Fráncfort (Alemania), 29 oct (EFE).- El Banco Central Europeo (BCE) está preocupado por el nuevo rebrote de la pandemia y ha dejado claro que podría aumentar los estímulos monetarios en diciembre, utilizando todos los instrumentos de que dispone.

El BCE podría decidir en diciembre aumentar las compras de deuda, bajar los tipos de interés o inyectar más liquidez, en caso necesario, porque el rebrote de coronavirus es una amenaza para el crecimiento.

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, dijo este jueves que "la recuperación económica de la zona del euro pierde dinamismo" y que "el rebrote de la COVID-19 es una amenaza para las perspectivas de crecimiento".

Tras la reunión del Consejo de Gobierno, Lagarde añadió que la actividad del sector servicios se ralentiza y que los consumidores son muy cautelosos, pero consideró que no hay riesgo de deflación en la zona del euro.

La presidenta del BCE observa "un claro deterioro de las perspectivas económicas a corto plazo" y prevé una "significativa ralentización de la actividad económica en el cuarto trimestre".

El Consejo de Gobierno reconoce por unanimidad que existen riesgos a la baja para el crecimiento y que por ello "es necesario actuar y recalibrar nuestros instrumentos en la reunión de diciembre", pero no discutió hoy ningún cambio en las medidas de política monetaria, afirmó Lagarde.

Los equipos del BCE, añadió, trabajan en esta recalibración de los instrumentos, de todos ellos.

En el entorno actual de riesgos económicos que apuntan claramente a la baja, "el Consejo de Gobierno evaluará atentamente la información disponible, incluidas la evolución de la pandemia, las perspectivas sobre el despliegue de vacunas y la evolución del tipo de cambio", dijo el BCE en un comunicado.

"La nueva ronda de proyecciones macroeconómicas de los expertos del Eurosistema de diciembre permitirá una revaluación detenida de las perspectivas económicas y del balance de riesgos", añade el BCE.

"Sobre la base de esta evaluación actualizada, el Consejo de Gobierno ajustará sus instrumentos, según proceda", apostilla el comunicado.

"Todos estamos de acuerdo en que de este modo podemos mantener unas condiciones de financiación favorables para apoyar la recuperación. Miraremos a todos los instrumentos", explicó la presidenta del BCE.

Lagarde hizo hincapié en que van a utilizar la flexibilidad que les ofrece el programa de compras de deuda para afrontar la pandemia.

El BCE compra desde finales de marzo deuda de una forma "flexible a lo largo del tiempo, entre distintas clases de activos y entre jurisdicciones", y por ello el BCE puede comprar más deuda de un país en un momento dado si su prima de riesgo se dispara en el mercado.

Hasta ahora el BCE ha decidido comprar deuda de la zona del euro por valor de hasta 1,35 billones de euros, al menos, hasta finales de junio de 2021, y en diciembre podría decidir aumentar el volumen de adquisiciones de bonos y prolongar las compras en el tiempo.

Con las compras de deuda, el BCE contribuye a que bajen los tipos de interés y también descarga a los bancos de parte de la deuda que tienen en sus balances.

Asimismo Lagarde instó a los líderes políticos europeos a que pongan en funcionamiento el fondo de recuperación sin retrasos.

La presidenta del BCE manifestó su satisfacción por que en esta crisis la política fiscal y la política monetaria han actuado juntas.

No ocurrió los mismo tras la crisis financiera de 2007 y la posterior crisis de endeudamiento soberano de algunos países del bloque del euro, cuando se dispararon los tipos de interés a los que se refinaciaban en el mercado Grecia, Irlanda, Portugal y España, hasta niveles insostenibles.

Grecia, Irlanda y Portugal fueron rescatados y España recibió asistencia financiera para apoyar a sus bancos a cambio de aprobar medidas económicas severas.

Por ello ahora esa actuación conjunta de las políticas fiscal y monetaria de la eurozona ha sido un importante elemento estabilizador, que ha evitado que se disparen las primas de riesgos de los países más endeudados, los del sur de Europa.

(c) Agencia EFE