Baviera apremia a Merkel a intervenir para elegir al candidato conservador

Agencia EFE
·3  min de lectura

Berlín, 4 mar (EFE).- El líder de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), Markus Söder, apremió hoy a la canciller alemana, Angela Merkel, a intervenir en la elección del candidato conservador a las elecciones generales, cuestión aún abierta, a seis meses de los comicios.

"La elección sobre la candidatura a la Cancillería debe ser estrechamente consensuada con Angela Merkel", apunta Söder, en declaraciones al dominical del popular diario "Bild".

Al líder bávaro se le atribuyen aspiraciones a esa designación, que debe surgir por consenso entre la CSU y la Unión Cristianodemócrata (CDU), el partido que Merkel presidió entre 2000 y 2018.

La elección se espera para las próximas semanas. El líder de la CDU, el centrista Armin Laschet, empezó esta semana a diseñar la campaña electoral de su partido y dejó claro con ello su determinación a ser el candidato.

Sin embargo, desde las filas conservadoras se tantean otras opciones, vista la impopularidad de Lachet y ante el temor a un derrumbe electoral como el sufrido por la CDU en dos comicios regionales del pasado marzo, en que quedó a mínimos históricos.

Al bloque conservador se le pronostica una intención de voto del 27 %; es decir, cuatro puntos menos que hace un mes y cinco por encima de sus directos perseguidores, los Verdes, en pleno ascenso.

Söder, más derechista que el líder de la CDU, está mucho mejor valorado por sus ciudadanos -un 56 % lo prefiere a él como canciller, frente al 19 % que se pronuncia por Laschet, según una encuesta de la televisión pública ARD-. El semanario "Der Spiegel" apunta a que varios diputados de la CDU están respaldando al jefe del grupo conservador en el Bundestag (Parlamento federal), Ralph Brinkhaus, como alternativa.

Hasta ahora sólo dos líderes de la CSU fueron elegidos candidatos del grupo conservador: el patriarca Franz Josef Strauss, en 1980, y Edmund Stoiber, en 2002. Ambos cayeron ante los entonces cancilleres socialdemócratas, Helmut Schmidt y Gerhard Schröder, respectivamente.

IMPARCIALIDAD FORMAL DE LA CANCILLER

La canciller se ha mantenido formalmente al margen de la elección tanto de la presidencia de la CDU como de la candidatura a las generales, las primeras desde 2005 en que no liderará al grupo conservador.

En 2018 traspasó la presidencia del partido a la representante de la línea más continuista, Annegret Kramp-Karrenbauer. Esta sucesión no cuajó, sino que la nueva jefa del partido renunció a seguir en el puesto fuertemente cuestionada en su liderazgo un año después.

Tras varios retrasos, debidos a las restricciones por la pandemia, fue elegido Laschet nuevo presidente del partido, pero tampoco parecer lograr la cohesión a sus filas para la llamada "era post-Merkel".

El ministro del Interior, Horst Seehofer, de la CSU de Söder, consideró asimismo este domingo, desde el diario "Die Welt", que la designación del candidato debe resolverse inmediatamente después del receso de Semana Santa.

Laschet ha defendido hasta ahora el calendario previsto, según el cual la elección -por consenso entre la CDU y la CSU, de acuerdo a la práctica entre ambos partidos- se producirá en algún momento tras el receso de estas festividades y el siguiente puente de Pentecostés, en mayo.

(c) Agencia EFE