Bautismo de fuego para el consejo supervisor de contenidos de Facebook

Julie JAMMOT
·4  min de lectura

Después de meses de preparativos, la junta de supervisión de Facebook se pone manos a la obra para evaluar las decisiones de la plataforma sobre cierto contenido considerado problemático, con el objeto de sentar jurisprudencia más allá de los primeros seis casos que abordará.

¿Estuvo bien el gigante de las redes sociales al eliminar una captura de pantalla de tuits del ex primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamad, en los que afirmaba que "los musulmanes tienen derecho de estar furiosos y matar a millones de franceses por las masacres del pasado"?

El usuario que retransmitió estos comentarios en su cuenta, sin pie de foto, asegura que quería dar a conocer las "horribles palabras" del exdirigente.

Este es uno de los seis casos sobre los que los 20 miembros de la junta tendrán que votar, según un comunicado difundido el martes.

Los otros cinco se relacionan con contenidos que han violado las reglas de la red sobre incitación al odio, organizaciones peligrosas o desnudez. Se relacionan, entre otras cosas, con las tensiones políticas en Birmania, el conflicto entre Azerbaiyán y Armenia y una cita nazi en un contexto estadounidense.

"El objetivo, con estos casos emblemáticos, es poder crear nuestras armas y, esperamos, jurisprudencia”, explicó a AFP Julie Owono, directora de la ONG Internet Sin Fronteras y miembro del consejo de vigilancia.

El proyecto de una especie de Tribunal Supremo, que tiene la última palabra sobre contenidos controvertidos en las redes Facebook e Instagram, fue anunciado a finales de 2019 por Mark Zuckerberg. El jefe del grupo californiano es objeto desde hace años de críticas e investigaciones sobre sus políticas de moderación, a menudo consideradas demasiado laxas.

La junta, que eventualmente contará con 40 miembros, responde a una fundación independiente, dotada con 130 millones de dólares por el grupo tecnológico estadounidense.

- Recomendaciones -

Facebook es criticada principalmente por su falta de respuesta a ciertos llamados a la violencia, vinculados, por ejemplo, a las masacres de rohinyás en Birmania en 2017 o al reciente asesinato del profesor Samuel Paty en Francia.

"El objetivo del consejo es que, en términos de moderación del contenido, los derechos humanos se conviertan en el principio y no en la excepción o en una ocurrencia tardía", explicó Owono.

Los miembros -una Premio Nobel de la Paz yemení, un exjuez federal de Estados Unidos y otras figuras de la sociedad civil- estudiarán los casos en pequeños grupos, con la ayuda de informes de expertos e incluso del público, invitado a publicar comentarios y reacciones en línea sobre cada caso.

La junta decidirá después mediante una votación y comunicará a Facebook sus decisiones, que serán vinculantes en el caso de las sentencias o no vinculantes, en el de las "opiniones consultivas" o recomendaciones.

Por ejemplo, puede obligar a Instagram a permitir fotos de senos con pezones visibles, publicadas por un usuario brasileño que quería concienciar sobre las señales de aparición del cáncer de mama. Pero no puede obligar a la plataforma a dejar pasar todas las demás imágenes de mujeres con los senos desnudos aunque tengan leyendas sobre la importancia de las mamografías.

"La pelota estará en su cancha", remarcó Owono.

- Angustia -

De ahí las críticas que ya han surgido, incluso antes de que este "consejo de sabios" inicie su tarea.

"Es una organización sin poder, con demasiadas lagunas legales para abordar realmente el daño causado por el sitio", reaccionó este martes Roger McNamee, uno de los fundadores de la organización activista llamada "Real Facebook Oversight Board" ( Verdadero Consejo de Supervisión de Facebook).

Esta coalición de asociaciones no cree que la plataforma sea sincera en sus esfuerzos por combatir la desinformación y el odio.

El grupo propone pronunciarse sobre tres casos alternativos, entre ellos la exclusión de Facebook de Steve Bannon, un conspiracionista y exasesor del presidente Donald Trump, quien recientemente llamó en las redes a ejecutar a Anthony Fauci, director del Instituto de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, que ha expresado críticas por el manejo del covid-19.

Ninguno de los primeros casos encarados por la junta supervisora abarca las controversias en torno a la desinformación electoral que han agitado a Estados Unidos durante meses y que se atizaron principalmente tras los comicios del pasado 3 de noviembre ganados por el demócrata Joe Biden, pero cuestionados por Trump.

Pero eso no significa que no se abordará este tema, según Owono.

La directora de la ONG considera "importante" que las organizaciones sociales responsabilicen a los gigantes tecnológicos, al tiempo que recuerda que "esta es la primera vez en la historia que una empresa como Facebook ha aceptado ceder parte de su poder a una institución externa".

"Hemos estado esperando este momento durante meses", dijo.

"Nos tomamos nuestra misión muy en serio. Estos son asuntos muy importantes, a veces de vida o muerte", concluyó la responsable.

juj/cjc/llu/ll