En batea de una patrulla, así trasladaron cuerpo de Alma

·4  min de lectura

CHILPANCINGO, Gro., abril 18 (EL UNIVERSAL).- Era la una de la mañana del 9 de abril cuando los dos hijos de Alma tocaron la puerta de la casa de sus abuelos, en el municipio de Huamuxtitlán, en La Montaña.

Llegaron solos en taxi. Minutos atrás dos hombres armados irrumpieron a su casa en el barrio de San Pedro, en la periferia del pueblo. Entraron hasta la recámara de Alma y se la llevaron.

Los dos niños, de seis y 10 años, lo único que pudieron hacer fue ir con sus abuelos para avisarles. Esa fue la última vez que vieron con vida a su madre. Alma regresó a Huamuxtitlán este viernes, pero lo hizo dentro de un ataúd montado en la batea de una patrulla de tránsito.

La uñas verdes

Guadalupe, a quien se le cambió el nombre por seguridad, fue la primera de la familia que, la tarde del 14 de abril, vio en Facebook la noticia del hallazgo del cadáver de una mujer sobre la carretera Huamuxtitlán-Xochihuehuetlán.

Se resistió a pensar que era su hermana Alma, pero sabía que lo debía considerar. Junto a otros familiares, acudió a la agencia del Ministerio Público (MP), donde cinco días atrás denunciaron la desaparición.

El cadáver estaba en descomposición, desnudo, pero a la familia les bastó con ver que llevaba las uñas pintadas de verde para saber que era Alma. Después los tatuajes confirmaron defintivamente la identidad.

Esa madrugada del 9 de abril, cuando los hijos de Alma llegaron a la casa de sus abuelos, la familia intentó tomarla con calma. Pensaron que Alma regresaría pronto, que tal vez fue una confusión, recuerda Guadalupe, quien estuvo parada en la puerta del Servicio Médico Forense (Semefo) en Chilpancingo, donde le entregaron el cuerpo de su hermana.

Esa misma noche y al día siguiente no hubo noticias del paradero de Alma; jamás regresó. Entonces presentaron la denuncia ante el MP. Mientras, Guadalupe y sus familiares comenzaron la búsqueda: fueron rumbo al municipio de Alpoyeca, recorrieron colonias y los alrededores de Huamuxtitlán sin éxito alguno.

Y Guadalupe tampoco tenía la certeza de que las autoridades hubiesen buscado a su hermana. Pero acabó. Cuando vio aquella publicación en Facebook y el cuerpo de Alma en el otro extremo del pueblo, rumbo a Xochihuehuetlán, sabía que todo había terminado.

Guadalupe dice que su hermana no tenía enemigos, tampoco recuerda que haya recibido amenazas, sólo cuidaba de sus dos hijos con ayuda de sus padres.

Sólo el asesinato de su expareja fue el hecho de violencia que rodeó a Alma. Ocurrió hace dos meses en Huamuxtitlán, pero de él (la expareja), interviene Guadalupe, se separó hace dos años.

El regreso de Alma

A las 12:30 de la tarde de este viernes, en la batea de una patrulla de tránsito, salió el ataúd con los restos de Alma de regreso a Huamuxtitlán. Esa fue la única forma que encontró los familiares para llevarla de regreso. Pidieron ayuda al ayuntamiento porque no tuvieron más dinero para pagar el servicio de una carroza.

Tampoco tuvieron para el ataúd; en realidad eso corrió por cuenta del gobierno de Huamuxtitlán. "Habrá costado unos dos, máximo 3 mil pesos", menciona el chofer de la patrulla que lleva en la parte trasera el modesto ataúd.

En Huamuxtitlán la tarde del viernes esperaban a Alma para sepultarla. No hubo velación.

"Todo esto es muy duro, preferimos que sea así", reconoce Guadalupe. Para los familiares fueron días duros, de desvelos, de búsqueda incesante y, luego del hallazgo, de muchos trámites.

Pero a Guadalupe también le preocupan sus padres y sus dos sobrinos. "Los niños ya saben que mataron a su mamá, están bien, pero creemos que es porque todavía no lo asimilan", refiere.

Huamuxtitlán, cada vez más peligroso

El caso de Alma no es el único en Huamuxtitlán. En noviembre de 2020, Elsa Eisnayth Ascencio, una trabajadora de la Secretaría de Salud fue hallada dentro una fosa clandestina en la comunidad de San Miguel Totolapa.

Cuatro meses antes, hombres armados asesinaron a tiros a la directora del Hospital de Huamuxtitlán, Mélida Honorato Gabriel, cuando salía de comer.

Es por ello que desde julio de 2020 la Guardia Nacional (GN) tiene el control de la seguridad de este municipio. La GN llegó por la desaparición y asesinatos de dos jóvenes que presuntamente cometieron policías estatales.

La policía estatal llegó a Huamuxtitlán después de la detención del director de la policía municipal, José Armado Ayala, acusado por la desaparición y asesinato de un joven en la comunidad de Santa Cruz, ocurrido en mayo de 2020.