La batalla entre Rishi Sunak y Liz Truss por el 10 de Downing Street

·5  min de lectura
© AFP, Daniel Leal,Tolga Akmen

Solo 200.000 miembros del partido Conservador decidirán el futuro inmediato del Reino Unido. El nombre del sucesor de Boris Johnson se conocerá el 5 de septiembre y asumirá funciones el 6.

Las ambiciones políticas tanto del ex ministro de Finanzas Rishi Sunak como de la actual ministra de Relaciones Exteriores Liz Truss eran ya conocidas. Tanto así que en el circulo cercano de Boris Johnson creen que fue Sunak quien ‘conspiró’ para forzar al débil Johnson a renunciar.

El malestar de Johnson con su exministro es tan grande que les habría prohibido a los otros ministros del gabinete que lo apoyaran en su carrera por ser finalista en las votaciones de los diputados 'tories'.

Johnson perdió nuevamente. Rishi fue proclamado como el favorito, lo que le dio el tiquete para la final que lo tiene hoy a una votación de ser 'premier'.

Pero Sunak, que hace unos meses se perfilaba como el sucesor natural de Johnson, puede ser desbancado por Liz Truss. Las encuestas y los medios conservadores no dudan que ella será la nueva inquilina de Downing Street.

Las controversias recientes del ex ministro de Finanzas pueden haberlo alejado de cumplir su ambición, pese a que desató el terremoto político que le puso fecha de partida a Johnson.

Truss, la certeza de la derecha 'tory'

Mary Elizabeth Truss, 47 años, no es un miembro tradicional del partido Conservador. En su juventud fue militante de los Liberales Demócratas, y hoy es la representante de la derecha dentro de los 'tories'.

Ha sido diputada desde el 2010 por South West Norfolk, desempeñando varios cargos en el gobierno desde el Gobierno de David Cameron.

El que la perfiló como posible primera ministra, no hay duda, es el de secretaria de exteriores. Llegó a apagar el incendio que causó su antecesor con la retirada de las tropas occidentales de Afganistán.

Y la guerra en Ucrania y las sanciones contra Rusia le han dado la imagen de mano dura, casi que una remembranza de Margaret Thatcher, que la ha hecho altamente popular dentro del partido, en el país y a nivel internacional.

Aunque votó en contra del Brexit, en el referendo de 2016, hoy, también es la negociadora con Bruselas del Protocolo de Irlanda del Norte que el Gobierno británico pretende alterar a través de una legislación interna.

“Ella tiene una imagen más conservadora y los miembros del partido están más a la derecha y quieren a alguien fuerte, que crea en el Brexit”, explica Tim Durrant, director asociado del Institute for Government.

Durante las votaciones internas de los diputados 'tories', Truss no era la favorita. Quedó de tercera en todas las rondas, salvo en la final. Sus aliados conquistaron a los indecisos.

Sunak, ¿primer 'premier' de origen indio?

Se define a sí mismo como el heredero de Margaret Thatcher, o la ‘Dama de hierro’, la primera ministra que transformó el Reino Unido y su economía en los 80.

En una columna en 'The Telegraph', Sunak dice estar listo para hacer todas las reformas que el país necesite para darle una inyección a la economía.

De ser el ganador, rompería con paradigmas dentro de las filas 'tories': sería tanto el primer 'premier' de origen indio y al mismo tiempo, uno de los políticos más ricos en llegar a Downing Street, gracias a su carrera de banquero y la riqueza de su esposa.

Él y su esposa, Akshata Narayan Murty, aparecen en la lista de las personas más ricas del Reino Unido.

Aunque las finanzas de su esposa son asunto personal, han estado bajo escrutinio, ya que ella, la hija del cuarto empresario más rico de la India, no estaba pagando impuestos en Reino Unido sobre sus ganancias en el exterior.

Por ese escandalo empezó a pagarlos. Se supo también que Sunak tenía una Green Card americana, desde cuando estudió un postgrado en Stanford University, California.

Es diputado desde 2015 y ha ocupado también varios cargos dentro del gobierno. Pero el que lo tiene a punto de llegar a Downing Street es el de ministro de finanzas que ocupó desde el 13 de febrero de 2020 hasta la primera semana de julio.

Su gran logro, que puede ser también su gran enemigo, es su gestión durante la pandemia. Para atender esa millonaria deuda, tuvo que subir los impuestos en abril, aumentando la presión sobre las finanzas personales de cada hogar en el país.

Esta es una piedra enorme que se le puede atravesar en su camino hacía el 10 de Downing Street.

“Sunak es también de derecha, pero tiene la imagen de que se ha gastado mucho durante la pandemia y ha subido los impuestos y a los miembros del partido eso no les gusta. Tiene su reputación arruinada”, afirma Durrant.

Otro escándalo que lo perseguirá es el 'partygate'. Así como Johnson, fue multado por haber asistido a la fiesta sorpresa del 'premier' durante la pandemia.

Propuestas similares en la agenda conservadora

El manejo de la política fiscal del país es una de las grandes diferencias entre las propuestas de los dos candidatos.

Truss ha prometido reducir los impuestos de inmediato, mientras que Sunak dijo que solo los bajará cuando la inflación esté controlada.

El analista Tim Durrant afirma que ninguno de los dos candidatos tiene “soluciones para los problemas más grandes del país como la inflación y costo de vida”.

Agregó que "para ser buen primer ministro hay que tener soluciones para los problemas más grandes. Quien gane va a ver que los problemas son más grandes de lo que esperaba".

Tanto Sunak como Truss tendrán una campaña de verano frenética con 12 reuniones en todo el país en las que buscarán convencer a las bases 'tories' que son la solución y no una continuidad.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.