La batalla por la obligatoriedad de las vacunas en Florida: qué dice la ley y por qué crecen las multas a empresas, escuelas y municipios

·7  min de lectura
El gobernador de Florida, Ron DeSantis, en la West Miami Middle School. (Matias J. Ocner/Miami Herald via AP)
Matias J. Ocner

JACKSONVILLE, Florida.- Cuando decidió ofrecer clases de yoga a “grupos de vacunados”, la intención de Ashley Hanna nunca fue desafiar al gobernador de Florida, Ron DeSantis. Pero tenía varios alumnos preocupados por el brote de variante delta, y para no perderlos, amplió su cronograma semanal y agregó dos horarios exclusivos para personas vacunadas.

“Nuestro negocio es chico, y si no tuviéramos estas clases, habríamos perdido a varios alumnos”, dice Hanna, propietaria del centro Titanium Yoga, en Ponte Vedra Beach, al sur de Jacksonville. “Quisimos darle esa opción a la gente”.

Pero debido a esa decisión, Hanna pasó a integrar la lista de más de 100 negocios y municipios denunciados por el gobierno de Florida por violar la legislación local impulsada por el gobernador contra la obligatoriedad de la vacuna. Lo único que están logrando con esas medidas, dicen los críticos de DeSantis, es empoderar a los ofuscados antivacunas y antibarbijos.

Un grupo espera su turno para someterse a una prueba de coronavirus, en North Miami, Florida. (AP Foto/Marta Lavandier)
Un grupo espera su turno para someterse a una prueba de coronavirus, en North Miami, Florida. (AP Foto/Marta Lavandier)


Un grupo espera su turno para someterse a una prueba de coronavirus, en North Miami, Florida. (AP Foto/Marta Lavandier)

Hanna pasó de ser una agradecida por la laxitud de las restricciones pandémicas del líder republicano -DeSantis emitió una orden de cuarentena en abril de 2020 y la levantó apenas un mes después-, a sentir dudas y preocupación: ahora podría enfrentar multas de más de 100.000 dólares.

“Le agradezco a Dios, literalmente, por haber abierto mi negocio en el estado de Florida. Si hubiéramos tenido que cerrar durante mucho tiempo, sin la menor duda hubiéramos quebrado”, dice Hanna. “Pero no sé que pensar de esta nueva situación. Si le pidiera certificado de vacunación a toda persona que cruza la puerta, entendería que se vea como un desafío al gobernador. Pero no es lo que hice ni lo que estoy haciendo”.

Resistencia

DeSantis se ha resistido a imponer medidas obligatorias de salud pública desde el comienzo de la pandemia. A pesar de las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y los estudios que muestran que el uso de barbijo y las vacunas ayudan a protegerse del coronavirus, el gobernador ha firmado decretos y presentado reclamos judiciales para que esos cuidados sean optativos.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, habla en una conferencia de prensa en el Broward Health Medical Center en Fort Lauderdale, Florida. El estado de Florida demandó el 28 de octubre al gobierno del presidente Joe Biden por su mandato de vacunación contra el coronavirus para contratistas federales, abriendo otro campo de batalla entre el republicano y la Casa Blanca. (AP Foto/Wilfredo Lee)
El gobernador de Florida, Ron DeSantis, habla en una conferencia de prensa en el Broward Health Medical Center en Fort Lauderdale, Florida. El estado de Florida demandó el 28 de octubre al gobierno del presidente Joe Biden por su mandato de vacunación contra el coronavirus para contratistas federales, abriendo otro campo de batalla entre el republicano y la Casa Blanca. (AP Foto/Wilfredo Lee)


El gobernador de Florida, Ron DeSantis, habla en una conferencia de prensa en el Broward Health Medical Center en Fort Lauderdale, Florida. El estado de Florida demandó el 28 de octubre al gobierno del presidente Joe Biden por su mandato de vacunación contra el coronavirus para contratistas federales, abriendo otro campo de batalla entre el republicano y la Casa Blanca. (AP Foto/Wilfredo Lee)

En mayo, DeSantis firmó un decreto prohibiendo que las empresas, los gobiernos municipales y las escuelas puedan pedir una prueba de vacunación o certificado de “recuperación de la enfermedad”, con multas de hasta 5000 dólares por infringir la normativa. El mes pasado, Florida castigó al condado de León -donde se encuentra Tallahassee, la capital del estado-, con una multa de 3,5 millones de dólares por haber impulsado la obligatoriedad de la vacunación de los empleados municipales. El condado ya apeló la decisión.

Sin embargo, las empresas y organismos que entran en conflicto con los “mandatos anti-mandato” de DeSantis no solo se exponen a un fuerte castigo económico, sino que algunos también han sido objeto de amenazas de la gente en general. Y al igual que Hanna, hay muchas personas que siguen sin tener claro lo que pueden y no pueden hacer para lidiar con la amenaza de contagio.

Pero a fines de este mes tal vez la situación se aclare para todos, porque DeSantis ha convocado a una sesión legislativa especial para aprobar una nueva ley que garantice la “libertad médica”.

Demanda

“No permitiré que la mano pesada del Estado obligue a los floridanos a darse la vacuna”, tuiteó DeSantis el 24 de octubre, poco antes de que Florida demandara a la administración de Biden por su mandato de vacunación para empleados y contratistas del gobierno nacional.

Cinco días después, cuando la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) autorizó la primera vacuna contra el coronavirus para niños de 5 a 11 años, DeSantis volvió a tuitear. “En Florida, no habrá obligatoriedad de vacunar a los niños para que asistan a nuestras escuelas”, prometió el gobernador. “Esa decisión es pura y exclusivamente de los padres”.

El departamento de salud de Florida abrió una dirección de correo electrónico para que las personas pueden presentar su queja contra una empresa o un gobierno local por sus directivas sobre la vacuna. Cualquiera puede denunciar a cualquiera, y así fue que negocios chicos, como Titanium Yoga, o grandes corporaciones como Starbucks y AT&T, entre decenas más, terminaron en una lista de posibles infractores.

Lauren Poe, la alcaldesa demócrata de Gainesville, es una de las pocas personas nombradas individualmente en la lista. Durante un breve tiempo, el consejo municipal de Gainesville puso en vigor la obligatoriedad de la vacunación para los empleados de la ciudad, hasta que 200 trabajadores presentaron una demanda y los concejales dieron marcha atrás.

“Me pone feliz ser mencionada por defender la salud pública y tratar de proteger a nuestros empleados y vecinos”, dice Poe. “O al gobernador le dieron información incorrecta, o mi nombre fue incluido por razones políticas. No estoy segura de si fue lo primero o lo segundo”.

John Yoo, investigador principal del American Enterprise Institute, dice que con sus acciones, DeSantis se contradice a sí mismo y se aparta de los principios conservadores.

“Es posible que muchos conservadores no estén de acuerdo con que el gobernador DeSantis castigue a las empresas privadas por exigir la vacunación o interfiera en la forma en que los privados deciden manejar sus negocios”, dice Yoo. “El gobernador podría decir que lo está haciendo para que las empresas no amenacen a los empleados con perder su medio de sustento. Pero si DeSantis realmente cree en el libre mercado, debería decir que el empleado puede irse a trabajar para otra persona”.

Infractores

Las empresas privadas que solicitan pruebas de vacunación a sus clientes todavía no saben si Florida realmente hará efectivas esas multas. El estado no ha notificado oficialmente a los infractores denunciados. Hanna, por ejemplo, recién se enteró de que estaba incluida cuando la contactó el diario Orlando Sentinel, que había solicitado acceso a los registros públicos y había encontrado en nombre de su negocio.

Un centro de pruebas de Covid-19 desde el auto en Barnett Park luce a su máxima capacidad, en Orlando, Florida. (Joe Burbank/Orlando Sentinel vía AP)
Un centro de pruebas de Covid-19 desde el auto en Barnett Park luce a su máxima capacidad, en Orlando, Florida. (Joe Burbank/Orlando Sentinel vía AP)


Un centro de pruebas de Covid-19 desde el auto en Barnett Park luce a su máxima capacidad, en Orlando, Florida. (Joe Burbank/Orlando Sentinel vía AP)

En la lista también figuran tres líneas de cruceros: Disney, Norwegian y Carnival. Según la vocera del sector, Bari Golin-Blaugrund, el estado de Florida todavía no se ha puesto en contacto con ninguna de esas empresas.

“Estamos analizando cuál es el verdadero propósito de esa lista. Nadie nos confirmó que el estado de Florida vaya a hacer efectivas esas multas”, dice Golin-Blaugrund, vocera de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros. “Cabe aclara que nuestro sector se ajusta a la legislación de todos los puertos de Estados Unidos”.

El demócrata Carlos Guillermo Smith representa en la legislatura del estado al área de Orlando, donde varios negocios y organizaciones culturales han sido denunciadas por ignorar la ley de vacunación.

“¿En serio creen que la salud pública se maneja con denuncias por email?”, dice Smith. “Entre los republicanos parece haber una tendencia a aprobar leyes que alientan a los vecinos a denunciarse unos a otros”.

“Si la pequeña empresa es el motor de nuestro estado, ¿por qué el gobernador atenta contra su capacidad de crecer y sentirse seguras al mismo tiempo?”, se pregunta el legislador. “El gobernador y los republicanos han tomado un camino que contradice la ideología conservadora de proteger a la pequeña empresa”.

The Washington Post

Traducción de Jaime Arrambide

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.