Tras una batalla judicial falleció Archie, el niño británico con muerte cerebral

·2  min de lectura
© Aaron Chown / AP

El menor de 12 años, Archie Battersbee, murió este sábado luego de que le retiraron los métodos de respiración asistida que lo mantenían vivo. Con muerte cerebral desde abril pasado, su caso se hizo público y terminó en un combate jurídico que falló en contra de la voluntad de su familia. “Luchó hasta el final”, expresó su madre en la puerta del hospital Royal London.

Este sábado la vida del pequeño Archie Battersbee se extinguió. Después de un litigio donde se resolvió que le quitarían el equipamiento que necesitaba para sobrevivir pese a su muerte cerebral, el niño de 12 años falleció en el hospital Royal London, comunicó su madre, Hollie Dance.

El suceso del joven quedó en el centro del debate público y su situación se mediatizó en un país donde casos similares habían configurado una polémica sin grises, entre la responsabilidad médica y la empatía humana.

En horas del mediodía, Archie finalmente feneció después de estar internado desde abril pasado. Su estado se complicó luego de que lo hallaran con una cuerda atada alrededor de su cabeza y estiman que sufrió un accidente mientras participaba de reto viral ‘del desmayo’ en la red Tik Tok, el cual implica asfixiarse hasta perder la conciencia y por el que ya murieron dos niñas en Estados Unidos.

“Quiero decir que soy la madre más orgullosa del mundo. Fue un niño precioso, luchó hasta el final y estoy muy orgullosa de ser su madre”, expresó Hollie en las puertas del nosocomio del este de la capital británica.

Este caso tuvo un extenso proceso judicial entre los familiares, quienes pretendían que se mantuviera vivo a Archie, y las autoridades médicas que alegaban que no tenía sentido por no tener posibilidades de recuperarse.

Tanto los juzgados de Reino Unido como la intervención del Tribunal Europeo de Derechos Humanos coincidieron en que el hospital tenía razón. Los magistrados justificaron en que seguir proporcionando apoyo vital a Archie era “contrario a sus mejores intereses”.

Un último intento de la familia fue rechazado en los últimos días, cuando solicitaron permiso para trasladar a su hijo a un hospicio para que muriera allí. Sin embargo, fue denegado por el Tribunal Europeo por estar fuera de su jurisdicción y el hospital argumentó que había un riesgo muy alto de que su cuadro se agrave al más mínimo movimiento.

El portavoz del grupo Christian Concern, una organización cristiana que los acompañó a la familia en este proceso, subrayó que “todas las rutas legales” habían sido agotadas.

La jueza del caso Lucy Theis, de la división familiar del Tribunal Superior londinense, recalcó el “amor incondicional y la dedicación” de la familia de Archie y deseó que tuviera la posibilidad de morir en paz.

La próxima lucha de la madre de Archie, según apuntó, es impulsar una campaña para concretar una reforma integral de una legislación que “no le dio la oportunidad de vivir” a su hijo.

Con EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.