La batalla de la heredera de TUT.BY, el principal medio independiente de Bielorrusia

·3  min de lectura

"Nadie está a salvo en Bielorrusia, especialmente los periodistas", se lamenta Evgeniya Chernyavskaya, heredera de TUT.BY, principal medio independiente del país, cuya existencia está en juego tras el encarcelamiento de gran parte de su equipo.

El 18 de mayo, luego de un allanamiento, el sitio internet fue bloqueado, las oficinas del medio cerradas y 12 personas detenidas, entre las que figura Yulia, la madre de Chernyavskaya, y varios periodistas.

Oficialmente, se trata de una investigación por fraude fiscal, pero para Chernyavskaya no hay duda que la plataforma web más popular del país es objetivo de la represión posterior al movimiento de protesta de 2020 contra el régimen de Alexander Lukashenko.

Chernyavskaya organiza la resistencia a distancia, desde Tel Aviv, declara a la AFP la heredera de la plataforma, fundada por su padre Yuri Zisser, muerto el año pasado.

"Ya no hay ninguna libertad de expresión, ninguna libertad de acceso a la información" en Bielorrusia, dice la empresaria de 33 años, que estaba en la sombra hasta la semana pasada.

- "Una dictadura" -

"Bielorrusia es hoy una dictadura (...), un país peligroso y no solo para los medios sino para todo el mundo, inclusive para el que sale a comprar el pan", dice.

La detención el domingo del exredactor en jefe del medio de oposición Nexta, Román Protasévich, luego de que el gobierno bielorruso desviara el avión donde viajaba entre dos países de la Unión Europea, es un acto deliberado según Occidente y muestra de una agravamiento de la situación.

"No me sorprendería que en las próximas semanas el gobierno llegue hasta cortar completamente internet en todo Bielorrusia", añade.

El régimen bielorruso ya había tratado el verano y el otoño pasados, cuando el auge de las manifestaciones opositoras, controlar internet mediantes cortes, pero TUT.BY, Nexta y los otros sitios y sus usuarios evitaron el bloqueo apoyándose en la mensajería encriptada Telegram, convertida en instrumento para movilizarse e informar.

Chernyavskaya espera que el avance de la represión precipitará la caída de Lukashenko, en el poder desde hace 27 años.

- "Como Corea del Norte" -

"Mientras más se agrave la situación en Bielorrusia, más ocurrirán cosas insensatas, locas, estúpidas, y el régimen puede desestabilizarse", dice, "de lo contrario, esto será Corea del Norte".

A 2.500 km de Minsk, desde su apartamento de Tel Aviv, "Jenny" Chernyavskaya teme que sus declaraciones tengan consecuencias para sus empleados y sean encarcelados.

Sobre todo porque están en manos del poderoso "DFR", departamento financiero del comité de control estatal, utilizado para atacar a los detractores del poder.

Sin embargo, la joven madre trata de mantener la empresa firme y se concentra día y noche desde su computador para difundir informaciones y fotos por las redes sociales.

El portal de actualidad, creado hace 20 años a partir del modelo de Yahoo y que reivindicaba hasta 20 millones de visitantes diarios, era hasta el 18 de mayo "la principal brújula" para seguir la actualidad del país, dice la joven.

TUT.BY "no es un medio de oposición", insiste. "Pues en Bielorrusia ya no se puede hablar de oposición: está el gobierno a un lado y todo el pueblo contra él".

A través de su sitio, las redes sociales y Telegram, la redacción de TUT.BY cubrió ampliamente en texto y en imagen las manifestaciones de 2020 y la represión, especialmente los encarcelamientos y exilios forzados de oposiciones y periodistas.

Lo que le valió al portal sanciones judiciales de parte del gobierno antes del 18 de mayo.

El 2 de marzo, la periodista de TUT.BY Katerina Borisévich fue condenada a seis meses de prisión por sus revelaciones sobre la muerte de un manifestante luego de su detención.

"La gente recibía disparos en la calle y habló", dice Chernyavskaya, que vivió todos esos acontecimientos desde Israel, donde vive desde hace cinco años.

Para ella, en Bielorrrusia nadie apoya al régimen, ni siquiera su electorado tradicional.

"Ya ni siquiera la anciana que vive en lo más profundo del campo cree ya en Lukashenko", zanja.

dar/alf/bfi/eg/es