Batalla contra la COVID en Florida Central alcanza un punto de inflexión a medida que las muertes disminuyen y los sitios de vacunación masiva se cierran

·5  min de lectura

Mientras los dos sitios de vacunación de la COVID-19 más grandes de Florida Central se preparan para cerrar en una semana, los funcionarios dicen que la región ha “dado un giro” en su batalla contra la pandemia, con un desplome de las muertes en general, un descenso de las hospitalizaciones y un aumento de las vacunas.

Pero la guerra en sí no ha terminado, añaden.

Según el informe más reciente de la Casa Blanca sobre la pandemia, los casos de coronavirus del 11 al 17 de mayo cayeron a 2,803 en el área metropolitana de Orlando, un 19% menos que la semana anterior. Las muertes se redujeron a 21, una caída del 53%. En ambos casos, los totales son menos de una quinta parte de los números a mediados de enero, durante un aumento de las infecciones posteriores a las vacaciones.

“Hemos doblado una esquina”, dijo el Dr. Vincent Hsu, epidemiólogo y director de control de infecciones de AdventHealth. “Los números de hospitalizaciones definitivamente han bajado y espero que se mantengan bajos. Sabemos que el factor más importante, sin lugar a dudas, son las vacunas, y eso es realmente una muy buena noticia“.

El 25 de mayo, el sitio de vacunación masiva con apoyo federal en el Campus Oeste de Valencia College se cerrará permanentemente después de tres meses de operaciones. Esta semana, ha seguido atrayendo a unas 1,000 personas al día.

“Cuando lo piensas, es realmente un número asombroso”, dijo Denise Whitehead, oficial de información pública del sitio. “Estamos a punto de alcanzar la marca 200,000” del número de dosis de vacunas administradas desde su apertura a principios de marzo. “Deberíamos llegar a eso el jueves”.

Cualquiera que reciba una primera dosis de la vacuna Pfizer de dos dosis en Valencia desde ahora hasta el cierre del sitio será dirigido a realizar un seguimiento en sitios más pequeños del Condado de Orange o farmacias minoristas locales para obtener una segunda dosis.

Mientras tanto, el Departamento de Salud de Florida en el condado de Orange cerrará permanentemente su sitio de acceso para autos en el Centro de Convenciones del Condado de Orange después del viernes, aunque el condado continúa proporcionando vacunas en Barnett Park y a través de los centros de recreación en Goldenrod Park, Meadow Woods, South Econ y West Naranja.

Más de la mitad de los residentes del condado de 16 años o más han recibido al menos una dosis de la vacuna de la COVID, mientras que las infecciones continúan disminuyendo.

“Todavía tenemos que superar el período de tiempo del Día de la Recordación”, dijo el alcalde del condado de Orange, Jerry Demings, y agregó que el condado se está moviendo en la dirección correcta en su lucha contra el virus.

“Si las personas continúan siendo al menos respetuosas entre sí, respetan el virus y se protegen ... ciertamente deberíamos llegar a ese pináculo en el que no se requerirá que nadie use una máscara en la fecha del 4 de julio o antes”, dijo el presidente Joe Biden estableciendo una meta nacional.

Demings habló en una conferencia de prensa en el Aeropuerto Internacional de Orlando (OIA, siglas en inglés), donde el número de pasajeros aumenta constantemente, aunque los totales aún están por debajo de los niveles previos a la pandemia.

“Estamos a punto de tener un verano muy sólido”, dijo el director del Aeropuerto Internacional de Orlando, Phil Brown.

El aeropuerto registró algunas de las mayores multitudes no festivas desde el inicio de la pandemia, con más de 60,000 pasajeros saliendo de OIA el sábado y otros 66,000 el domingo.

Los viajes nacionales se están recuperando más rápidamente que los viajes internacionales, dijo Brown, especialmente desde Brasil, que solía enviar cerca de 900,000 visitantes a Orlando en un año normal.

Brasil se ha visto muy afectado por una cepa de coronavirus mutada conocida como la variante P.1, que es algo resistente a ciertos tratamientos y un poco más probable de evadir las vacunas actuales. Pero la efectividad general de las vacunas contra P.1 y otras variantes que circulan en Estados Unidos sigue siendo fuerte, dijo Hsu.

“Hemos sido muy afortunados aquí en los Estados Unidos”, dijo. “Pero queda por ver qué sucede con la cepa que ha surgido en la India, y esa es otra razón por la que es tan importante vacunarse. Si surgiera una nueva cepa que sea [sustancialmente] más resistente a las vacunas actuales o a los anticuerpos monoclonales, eso podría conducir a otro aumento“.

Según los últimos datos del Departamento de Salud de Florida, se han reportado más de 15,000 casos variantes en el estado, aunque solo una pequeña fracción de los casos están secuenciados genéticamente para detectar mutaciones en el virus. Más de 13,000 de esos casos son la cepa más infecciosa que se encontró por primera vez en el Reino Unido.

Debido a que el virus continúa mutando mientras que las tasas de vacunación se han reducido, dijo Hsu, es posible que la COVID-19 no sea un virus que podamos vencer. En cambio, probablemente tendremos que adaptarnos para vivir con ello.

“En este momento, tenemos que manejar la COVID como un problema crónico significativo donde habrá brotes, habrá algunos casos que continuarán ocurriendo y no vamos a ver su eliminación”, dijo. “Tendremos que buscar y gestionar este riesgo porque probablemente estará aquí durante mucho tiempo”.

* Esta historia fue publicada en el Orlando Sentinel por Kate Santich, Stephen Hudak y Adelaide Chen. La traducción al español fue realizada por la periodista Ginayra Alvarado Villegas. La puedes contactar a galvarado@orlandosentinel.com.