La batalla contra el Covid-19 no termina cuando el virus se va

·4  min de lectura

QUERÉTARO, Qro., marzo 31 (EL UNIVERSAL).- Pareciera que las personas contagiadas de Covid-19 terminan su batalla contra el virus cuando son dadas de alta en el hospital o cuando desaparecen los síntomas. Sin embargo, los estragos van más allá del contagio, que tiene una duración aproximada de 15 días, pues la mayoría de las personas infectadas, padecen de secuelas que pueden durar meses.

Dolores constantes de cabeza, falta de apetito, pérdida de masa muscular y complicaciones respiratorias, son algunas de las secuelas que deja el Covid en personas que recientemente se recuperaron de la enfermedad.

Atender cada uno de estos síntomas representa una fuerte suma de dinero para cualquier familia, por lo que muchas personas acuden a la Clínica Integral Covid de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), ubicada en Santa Rosa Jáuregui.

En el lugar se ofrece atención integral a los pacientes Covid en Querétaro, entre los servicios más comunes se encuentra la aplicación de pruebas de detección, seguimiento clínico durante los días de contagio y después de éste. Todo a bajo costo.

Los pacientes que recientemente fueron diagnosticados con Covid-19 pueden acercarse a la clínica y recibir asesoría durante los 15 días de aislamiento con los que la persona enferma debe cumplir.

No obstante, quienes ya superaron esta enfermedad y padecen alguna secuela o simplemente quieren realizarse un estudio general para conocer sus condiciones de salud, también pueden recibir un programa de seguimiento en esta clínica.

Una vez registrados, los pacientes post-Covid forman parte de un programa de seguimiento en el que revisarán sus niveles nutricionales y realizarán distintos estudios médicos, entre otras cosas para detectar problemas en pulmones o pérdida de masa muscular.

Claudia Sarco acompaña a su padre Enrique Trejo Velázquez, que es uno de los pacientes más recientes en esta clínica de atención Covid. Luego de contagiarse de y pasar 15 días internado en el hospital, Enrique fue dado de alta, aunque aún necesita del tanque de oxígeno para mantener buenos niveles de oxigenación en su sangre.

Por recomendación del médico general, ella y su padre buscan apoyo en la Clínica UAQ, pues el señor Trejo necesita ser monitoreado por un neumólogo, debido a que todavía presenta complicaciones para respirar. Ellos viajan desde San Juan del Río, para acceder al programa de seguimiento.

"Mi papá ingresó al hospital el 14 de febrero y lo dieron de alta 15 días después, los médicos lo diagnosticaron con Covid, hubo un tratamiento médico que todavía seguimos, pero nos recomendaron buscar un terapeuta pulmonar y buscar a un neumólogo para que le diera el seguimiento necesario. Nos dijeron que en esta clínica podemos encontrar toda la atención que buscamos, sicólogos, neurólogos, internistas, médicos generales, terapia pulmonar, va a ser una terapia muy completa. Aún venimos con tanque de oxígeno porque él lo necesita todavía las 24 horas.

"A la gente le digo que se lo tome en serio, cuando un miembro de la familia se contagia hay mucha angustia, no lo sabes hasta que lo vives, esperamos mucho de esta clínica, vamos a tomar todo lo que la universidad pueda darnos", asevera.

Alimentación, indispensable en la recuperación.

Para la nutrióloga Alejandra Olvera, quien se encarga de realizar esquemas de alimentación saludable a los pacientes que aún tienen secuelas del Covid, una buena alimentación es fundamental en el proceso de recuperación.

"Dependiendo de cada paciente nosotros como nutriólogos revisamos las masa corporal, la cantidad de agua dentro del cuerpo, todo eso. Lo más frecuente es que pierden masa muscular y también vemos algunas enfermedades gastrointestinales, manifestaciones como pérdida del apetito y del olfato, si no damos seguimiento el paciente puede decaer anímicamente", dice.

Por su parte, los fisioterapeutas Ricardo Nochebuena y Gerardo Serrano Campos, evalúan la tolerancia de cada paciente para realizar actividades físicas y, dependiendo de cada caso, realizan un plan de ejercicios físicos para que los pacientes realicen en casa.

Tres semanas después, cada paciente regresa a la clínica para dar seguimiento a su caso y que los especialistas detecten progresos o nuevas complicaciones. Este programa puede durar entre tres y seis semanas.

"Vemos comúnmente la baja tolerancia a la actividad física. Los adultos mayores de 40 años presentan afectaciones un poquito más graves, los jóvenes vienen por pérdida de olfato, dolor muscular o articulaciones. Este plan se enfoca en la telerehabilitación en casa, una serie de ejercicios dependiendo del desgaste de cada paciente. Tres semanas después se vuelve a hacer una valoración y se identifica incomodidad y mejoras. Nosotros vemos que por lo general todos comienzan a mejorar después de las tres semanas, cuando cumplen seis semanas decidimos si se da de alta o se ajustan las rutinas de ejercicio".

Para el médico Andrés Vaca Hernández, quien da seguimiento general a los pacientes de este programa, el acompañamiento es fundamental para quienes fueron recientemente diagnosticados con Covid o aquellos que ya superaron la etapa del contagio, se sientan seguras y acompañadas.

Para obtener mayores informes sobre los servicios ofertados en esta clínica, los interesados pueden llamar al numero 442 597 0738 o escribir a rehabilitación.uaq.covid@gmail.com