Batalla campal en una playa belga por un grupo de jóvenes que no respetaba las medidas de seguridad

Decenas de personas se han visto involucradas este fin de semana en una violenta batalla campal en la playa de Blankerberge, en Bélgica, después de que la policía tratase de evacuar el arenal por el incumplimiento de las medidas de seguridad contra el coronavirus. Todo empezó cuando un grupo de jóvenes sin mascarilla que no respetaba la debida distancia de seguridad con el resto de bañistas se negó a abandonar el lugar y se enfrentó a los agentes. En un vídeo difundido en las redes sociales se puede observar el momento en el que los jóvenes se encaran y desafían a las autoridades policiales que acudieron a la playa para advertirlos. Durante el tumulto, los infractores lanzan todo tipo de objetos contra la barrera policial como sillas y sombrillas e, incluso, les tiran arena a la cara. Los agentes tratan de contrarrestar el ataque desplegando su defensas de seguridad. Finalmente, el incidente se saldó con un total de 20 detenciones administrativas, según informa Le Soir. Altercados como este han provocado que algunas localidades cercanas de la costa belga como Knokke o Blakerberge hayan prohibido el acceso a sus playas a los visitantes de un solo día. Incluso, los alcaldes de estas localidad han hecho un llamamiento a la empresa de ferrocarriles para que restrinja el tráfico a los municipios costeros ante la previsible afluencia de visitantes con motivo de la ola de calor que está afectando al norte de Europa. En la localidad de Knokke-Heist han ido un paso más allá ya que las autoridades han desplegado controles policiales para controlar a los visitantes, que necesitarán una justificación de viaje para poder acceder.