Batacazo del PT de Lula da Silva en Brasil: Bolsonaro le saca casi 20 puntos y pierde Minas Gerais

Redacción El HuffPost
Una simpatizante de Fernando Haddad, el candidato del PT elegido por Lula da Silva para sustituirle en las elecciones, reacciona según van conociéndose los resultados.

El Partido de los Trabajadores (PT) de Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva se ha dado un batacazo en las elecciones generales de Brasil de este domingo, en las que se elegía al presidente de la República, los gobernadores de los 27 estados, los 513 diputados federales y dos tercios del Senado.

El ultraderechista Jair Bolsonaro ha sumado un 46,70% de los votos, según datos oficiales, por lo que disputará una segunda vuelta frente al progresista Fernando Haddad, que acumula un 28,37%.

Haddad, candidato del Partido de los Trabajadores (PT), fue escogido a dedo por Lula da Silva una vez quedó constatado que no se podía presentar por su condición de preso condenado por corrupción. La segunda vuelta se celebrará el 28 de octubre.

El resultado deja a Bolsonaro a un paso del poder, aunque las encuestas dicen que, en una segunda vuelta, estaría técnicamente empatado con Haddad en torno a un 45%, lo cual sugiere que ha llegado muy cerca de su techo.

Su amplia victoria ha sido un duro castigo a las fuerzas tradicionales de centroderecha, que han sido literalmente barridas del mapa por el candidato del Partido Social Liberal (PSL), formación que nunca había gobernado un estado brasileño y que jamás había tenido más de nueve de los 513 diputados.

Rousseff se queda fuera del Senado

Rousseff ha perdido el escaño de senadora por el estado de Minas Gerais al que aspiraba en las elecciones de Brasil. Ha quedado en cuarta posición, con un 15,04% de los votos, según los datos oficiales con el 93,17% del censo escrutado.

La expresidenta brasileña, quien lideraba todos los sondeos previos, se ha quedado muy lejos de las dos primeras posiciones que daban derecho a dos asientos en el Senado por ese estado.

Concurría por el PT, que lidera el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva desde prisión, en un intento por volver a la vida política tras haber sido destituida como jefa de Estado por ese mismo Senado a mediados de 2016 por irregularidades en...

Sigue leyendo en El HuffPost