Barra del América ignora medidas sanitarias y organiza reunión

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 1 (EL UNIVERSAL).- En el Ritual del Kaoz la sana distancia y el uso de cubrebocas son acciones ajenas. Ni qué decir del confinamiento en medio de una crisis sanitaria por la pandemia de coronavirus y que ha costado miles de vidas en el mundo. Entre bebidas alcohólicas y música, este grupo de animación del América se dice inconforme porque no puede alentar a su equipo desde la tribuna, razón por la que convocaron a sus integrantes a una "fiesta azulcrema". Luego de colgar mantas de protesta en las inmediaciones del Olímpico Universitario -casa provisional de las Águilas y Cruz Azul, por los trabajos en el Estadio Azteca-, los fans americanistas se reunieron desde las 16:00 horas, a un costado de la estación del metro Santa Anita. Banderas y trapos azulcremas adornaron una palapa que sirvió como estación para que una congregación de casi 30 personas se pudiera abastecer de cerveza y otras bebidas alcohólicas preparadas. Todo incluido, hasta una televisión con sistema de cable para sintonizar por la noche el duelo América-Tijuana, correspondiente a la fecha 2 del Guardianes 2020. Pero, en lo que llega la hora del partido, los líderes del Ritual organizaron un toquín con "músicos azulcrema", como lo prometieron en redes sociales, cerca de las 19:00 horas, mientras que las inmediaciones de la explanada también servían de sanitarios. Curiosamente, a un costado de la estación del metro hay una base de vigilancia de la policía capitalina, la cual, no hizo acto de presencia en las primeras dos horas de la "fiesta azulcrema". Como si nada pasara, como si la emergencia sanitaria fuera un mito o ellos fueran inmunes. Su mayor preocupación no es su salud ni la de sus seres cercanos, sino el perderse un juego de sus Águilas.