Barco de rescate llega a Francia tras disputa con Italia

Varios migrantes rescatados en el mar, a bordo del barco humanitario Ocean Viking en el mar Mediterráneo, el 9 de noviembre de 2022. (AP Foto/Vincenzo Circosta) (ASSOCIATED PRESS)

NIZA, Francia (AP) — Un barco de rescate marítimo atracó el viernes en un puerto del sur de Francia con 230 migrantes cuyo destino provocó una disputa diplomática entre Francia e Italia, lo que pone en riesgo los esfuerzos de la UE de distribuir entre todos a las personas en busca de asilo.

La recepción francesa del Ocean Viking, aunque reticente, desató la indignación de los rivales de ultraderecha del gobierno francés. Defensores de migrantes expresaron alivio, pero lamentaron que pasaron semanas para que la embarcación encontrara un puerto, ya que Italia se negó a permitirle atracar, y el viernes prometieron que volverían a enviar a sus embarcaciones al Mediterráneo para rescatar a otros en peligro.

El Ocean Viking desembarcó a sus pasajeros en el puerto de Tolón, donde pasaron controles de salud y seguridad en una base militar, dijo el prefecto de la región de Var, Evence Richard. Después fueron enviados en autobuses al centro turístico mediterráneo de Giens en donde se anticipa que comiencen con su proceso de solicitud de asilo.

Entre los migrantes, que proceden de Eritrea, Egipto, Siria, Bangladesh, Pakistán y otros países, había 57 menores, de los que el más pequeño tenía apenas 3 años, y más de 40 de ellos no están acompañados, según la ONG europea de rescate SOS Mediterranée, que opera el barco.

Algunos de los pasajeros habían sido rescatados en aguas del Mediterráneo hace tres semanas, indicó el grupo. Los guardacostas franceses abordaron el Ocean Viking el jueves para ayudar a cuatro pasajeros que necesitaban atención médica urgente en tierra.

El barco provocó una disputa entre Francia e Italia luego de que Roma eventualmente autorizara a otros tres barcos de rescate privados atracar ahí, pero rechazó al Ocean Viking. La primera ministra Giorgia Meloni después elogió a Francia por recibir a los migrantes, aunque el gobierno francés no lo había informado públicamente.

El ministro galo del Interior, Gerald Darmanin, señaló que los pasajeros se repartirían entre Francia y otros países de la Unión Europea.

En una aparente represalia por el comportamiento de Italia, Darmanin anunció el retiro de Francia de un mecanismo de “solidaridad” aprobado en junio para reducir la presión migratoria sobre los países de primera línea como Grecia, Italia y España, al recibir a solicitantes de asilo. Funcionarios franceses también anunciaron nuevas revisiones fronterizas con Italia.

___

Winfield reportó desde Roma. Daniel Cole en Toulon y Giers, Francia, y Renata Brito en Barcelona contribuyeron a este despacho.