Barco de ONG rechaza zarpar desde Italia hasta que todos los migrantes hayan desembarcado

Roma, 7 nov (EFE).- La ONG alemana SOS Humanity, cuyo barco Humanity 1 ha sido obligado a desembarcar solo 144 migrantes, los más vulnerables, no abandonará el puerto de Catania (Sicilia, sur de Italia) hasta que lo hagan también los 35 restantes, a los que las autoridades italianas no dejan bajar a tierra.

"No nos moveremos de aquí, no dejaremos el puerto", dijo en una rueda de prensa en la localidad siciliana Till Rummenhohl, jefe de las operaciones de búsqueda y rescate de la nave, quien destacó que "estas personas tienen derechos", entre ellos "a la protección internacional", según los medios locales.

El Gobierno italiano, que preside la aultraderechista Giorgia Meloni, mantiene un pulso con las ONG que socorren personas en el Mediterráneo y su nueva estrategia es dejar desembarcar solo a los más vulnerables, tras un decreto firmado este viernes en el que también se reivindica que sean los países de bandera de las naves -Alemania y Noruega- los que se impliquen en la acogida.

La ONG reveló que el capitán y la tripulación decidieron ignorar la orden que recibieron el pasado domingo porque "no tenían otra alternativa" y actualmente preparan un recurso que presentarán ante el Tribunal Administrativo Regional del Lazio, cuya capital es Roma, en las próximas horas, dijo su abogado Riccardo Campochiaro.

"Pedimos la suspensión, dada la urgencia del caso de la medida. De ser así, dejaría de ser eficaz. Además, ya hemos solicitado la protección internacional de las personas que quedan a bordo. Todos ellos han pedido ser reconocidos como refugiados por nuestro país", reveló.

Además, la ONG también presentará "un recurso urgente entre hoy y mañana en el tribunal civil de Catania, que tiene que ver con el derecho de estas personas a entrar en territorio italiano y que tienen, como las demás personas que ya han desembarcado, a un puerto seguro".

Y reveló también que "hay asociaciones que se están movilizando para presentar una denuncia ante la fiscalía de Catania- que conoce muy bien la situación- por el trato que reciben los inmigrantes y el hecho de que no hayan sido desembarcados todos", agregó el abogado.

También se ha efectuado un desembarco selectivo en el Geo Barents, de Medicos Sin Fronteras (MSF), del que anoche bajaron 357 personas, en su mayoría mujeres y niños, mientras quedan en el barco 215 naúfragos, dijeron a EFE fuentes de la ONG, que ha recibido "una advertencia que dice que si no cumplimos las normas del decreto nos arriesgamos a una multa de hasta 50.000 euros".

También a capitán del Humanity 1, "tras su negativa a abandonar el puerto se le pidió que firmara un documento de acuse de recibo del decreto, que incluía una advertencia de pago de hasta 50.000 euros en caso de que no cumpliera con las disposiciones. Dado que el decreto es ilegal, también lo son las multas amenazadas", explicaron a EFE desde la ONG alemana.

A la espera de que se les permita desembarcar se encuentran el Rise Above, de la alemana Mission Lifeline, con 89 rescatados, tras seis evacuaciones médicas en total en las últimas horas, según explicó a EFE su capitán, el español Marco Antonio Martínez, y la noruega Ocean Viking, de SOS Méditerranée con otros 234 inmigrantes, donde "la situación empeora de minuto en minuto porque la gente está desesperada", dijeron a EFE fuentes de la ONG francesa.

(c) Agencia EFE