Barcelona: Messi, elecciones y Luz de gas