Bangladesh cuenta con un "riesgo significante de tráfico humano", según relatora

Dacca, 9 nov (EFE).- La relatora especial de la ONU para el tráfico de personas, Siobhán Mullally, afirmó este miércoles que Bangladesh "tiene un riesgo significante de tráfico humano", al término de una visita oficial para evaluar las medidas de protección de los derechos humanos tomadas por las autoridades.

"Se trata de un país con un riesgo significante de tráfico humano, trabajo forzoso, explotación sexual de menores y matrimonios forzosos, así que estoy interesada en ver qué pasos se han tomado", dijo Mullally en una rueda de prensa en Dacca.

Durante su visita de diez días, la relatora de la ONU se reunió con oficiales bangladesíes y miembros de la sociedad civil, además de visitar los campamentos de refugiados rohinyás del sureste del país, que acogen a cientos de miles de miembros de esta perseguida minoría étnica procedente de Birmania (Myanmar).

Mullally afirmó que, solo entre los pasados julio y septiembre, al menos 80 rohinyás fueron víctimas de intentos de tráfico.

Residentes en los masificados campamentos en el sureste del país desde que huyeron en 2017 de la violencia desatada en Birmania, que la ONU ha descrito como un intento de limpieza étnica, numerosos rohinyás han tratado de escapar a Malasia en busca de mejores perspectivas.

"El tráfico es una seria violación de los derechos humanos, necesitamos intensificar nuestros esfuerzos para evitarlo", aseguró Mullally, que llamó a la comunidad internacional a aumentar su colaboración.

La relatora de la ONU llamó también a "identificar a aquellas personas en riesgo y asegurar su protección" de las redes de tráfico humano, así como a "proteger a las víctimas para que no reingresen en la trata y no se vean en riesgo de represalias de los traficantes".

La visita servirá para la elaboración de un informe completo que presentará la relatora especial al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en junio de 2023.

Bangladesh ha sido usado como puente de los traficantes de personas que utilizan la bahía de Bengala y el mar de Andamán como ruta marítima para entrar en otros países del continente.

(c) Agencia EFE