Banfield - River, por el Torneo 2021: el equipo de Gallardo ganó con un gol en contra, supo sufrir y es más puntero que nunca

·4  min de lectura
Lo grita con alma y vida Girotti, que creó una jugada fantástica, previa al gol en contra de Gustavo Canto.
Mauro Alfieri

Más allá de la ausencia de 10 jugadores, algunos por lesión y otros citados para las Eliminatorias sudamericanas, River se impuso a Banfield por 1 a 0 en el Sur y es más puntero que nunca. Con cierto sufrimiento, festejó a lo grande y sigue primero, ahora, con 33 puntos. Una victoria clave, vital. Para River y para Gallardo, que busca su primer campeonato doméstico.

Marcelo Gallardo, siempre atento
Mauro Alfieri


Marcelo Gallardo, siempre atento (Mauro Alfieri/)

La incógnita era determinar el grado de compromiso colectivo y vocación ofensiva del equipo alternativo de River, que combinó juventud y experiencia, pero con piezas que habitualmente no son titulares, que suelen esperar detrás de escena. Lo llamativo fue que Marcelo Gallardo dejó en el banco de suplentes a Carrascal, todo un símbolo por su deslucido desempeño en el superclásico.

El colombiano, tan hábil como intermitente, de calidad comprobada y, al mismo tiempo, con una liviandad alarmante, ingresó un rato en el choque contra Boca, que River ganó por 2 a 1, más allá del abismo que hubo entre uno y otro coloso. Ingresó a los 33 minutos del primer tiempo por el lesionado Braian Romero y fue reemplazado a diez minutos del final por Leonardo Ponzio, ovacionado en el Monumental. Carrascal estuvo perdido, sin pimienta en los avances, aún con espacios.

Benjamín Rollheiser, de 21 años, se quedó con el puesto de Carrascal, el de la conducción
Mauro Alfieri


Benjamín Rollheiser, de 21 años, se quedó con el puesto de Carrascal, el de la conducción (Mauro Alfieri/)

La creación fue propiedad de Rollheiser, uno de los jóvenes, que dispuso de la apertura del marcador a los 2 minutos, pero su remate fue controlado por Altamirano. El espectáculo fue a todo ritmo, una suerte de ida y vuelta con propuestas ambiciosas, atractivas para el desarrollo. River atacaba, Banfield respondía. Una amenaza permanente para los arqueros. El de River fue Bologna, de destacada tarea en el Taladro largos años más tarde.

Un solo corazón: todo River celebra el 1-0; más allá del tanto en contra, hubo un buen disparo de lejos de Palavecino y, luego, una hábil acción de Girotti
Mauro Alfieri


Un solo corazón: todo River celebra el 1-0; más allá del tanto en contra, hubo un buen disparo de lejos de Palavecino y, luego, una hábil acción de Girotti (Mauro Alfieri/)

A los 18 minutos, River abrió el marcador, con un tanto en contra de Gustavo Canto, luego de una mágica acción de Girotti. Altamirano dio rebote por un potente disparo de zurda de Palavecino y, más tarde, el joven delantero millonario creó una fantasía, antes de la desafortunada acción final. Al rato, el defensor debió salir, por una lesión.

El juego siguió a todo ritmo. River se aproximaba al segundo, Banfield estaba a tiro del empate. Por momentos -solo por momentos- no se notaron las bajas. River tiene 10 ausencias con las lesiones de Suárez, Braian Romero (desgarro), Enzo Pérez (fisura del quinto dedo del pie derecho) y Jonathan Maidana (lesión muscular) y los citados a los seleccionados como Franco Armani y Julián Alvarez con la Argentina, Robert Rojas y David Martínez con Paraguay; Paulo Díaz con Chile y Nicolás de la Cruz con Uruguay, por lo tanto el viaje a Banfield tuvo un riesgo mayúsculo.

Simón intenta controlar el balón, en un tramo del primer tiempo
Mauro Alfieri


Simón intenta controlar el balón, en un tramo del primer tiempo (Mauro Alfieri/)

Ante esa carencias, Gallardo recurrió a la juventud y condiciones de probables reemplazantes como el zaguero Felipe Peña Biafore (20 años), Santiago Simón (19, jugó muy bien ante Boca), Federico Girotti (22) y Benjamín Rollheiser (21), apuntalados por la experiencia que aportan Enrique Bologna (39), Javier Pinola (38) o Bruno Zuculini (28).

De a ratos, el conjunto millonario no la pasó nada bien. Sobre todo, en el primer tramo del segundo capítulo, cuando Cuero entró y mostró velocidad y gambetas. River perdió el control del juego, los experimentados no se sentían a gusto (Pinola, Zuculini) y los jóvenes alternaban luces y sombras. A medida que caía la tarde, el Taladro se iluminaba y el Millonario, se apagaba.

“¡Pala, para adelante!”, fue el grito de Gallardo, molesto por la actitud general del equipo y, principalmente, por la conducción de Palavecino, más útil para el pase filtrado y el tiro desde lejos, que como una suerte de número 10. Entró Carrascal para explotar los últimos 25 minutos, cuando el encuentro entró en una nebulosa: cualquier cosa podía ocurrir.

Girotti no solo fue importante en el 1-0, fue clave en el factor defensivo, como en tiempos de Borré, una suerte de primer defensor...
Mauro Alfieri


Girotti no solo fue importante en el 1-0, fue clave en el factor defensivo, como en tiempos de Borré, una suerte de primer defensor... (Mauro Alfieri/)

A los 35 minutos, Gallardo dispuso de... tres modificaciones, al mismo tiempo, con la certeza de que Banfield dominaba, buscaba, estaba cerca de la igualdad. Entonces, más allá de las 10 bajas, tomó el timón y decidió los ingresos de Ponzio, Paradela y Fontana. El primero, para darle mayor consistencia al círculo central, el segundo, para buscar más fundamentos en la creatividad y el tercero, un exBanfield, un faro en el área adversaria, en tiempos de luchas y desgastes. De arriba y abajo.

Pudo haber marcado el segundo: Carrascal dispuso de dos ocasiones. Y sufrió, sufrió hasta el final. Pero River tiene aura. Con titulares y suplentes. Por eso sigue arriba de todos. Más puntero que nunca.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.