Banda transportadora, factor en fuga en planta de Georgia

·2  min de lectura
Un policía desvía el tránsito luego de que una fuga de nitrógeno líquido causó la muerte de seis personas en Prime Pak Foods, una planta de procesamiento de pollo, el jueves 28 de enero de 2021, en Gainesville, Georgia. (AP Foto/John Bazemore)

GAINESVILLE, Georgia, EE.UU. (AP) — Una banda que transportaba pollo hacia un baño de nitrógeno líquido en una planta de procesamiento de Georgia había presentado problemas antes de que ocurriera una fuga de nitrógeno líquido que causó la muerte de seis trabajadores, cinco de los cuales eran mexicanos, aseguraron investigadores federales.

“Problemas de operación no resueltos” con la banda transportadora “aparentemente resultaron en la liberación accidental de nitrógeno líquido en el baño de congelación”, declaró la Junta de Investigación Federal de Seguridad y Riesgos Químicos en su reporte difundido la noche del domingo.

Una portavoz del organismo no respondió de momento el lunes a preguntas adicionales sobre los hallazgos más recientes de la investigación.

La línea de procesamiento que presentó fallas había sido cerrada la mañana del 28 de enero, el día del accidente, y los trabajadores reportaron que un sistema de medición computarizada indicaba un bajo nivel de líquido en el baño de inmersión, indicó la junta.

La fuga ocurrió en la planta de Foundation Food Group ubicada en Gainesville, a unos 80 kilómetros (50 millas) al noreste de Atlanta. La compañía no ha comentado sobre el reporte.

La junta de seguridad federal había dicho previamente que la línea de producción que presentó la falla era utilizada para sazonar, cocinar, congelar y empacar el pollo, y que el sistema de nitrógeno había sido instalado hace apenas algunas semanas.

Los investigadores también han indicado que encontraron algunas herramientas cerca del congelador de dicha línea, y que se le realizaba “mantenimiento no programado”.

Gainesville es el centro de la enorme industria avícola de Georgia, que depende en gran medida de la mano de obra hispana. Cinco de los seis empleados que murieron eran de nacionalidad mexicana.

Activistas migratorios han pedido a los investigadores federales que garanticen que ninguno de los empleados de la planta que se encuentre sin autorización en el país sea deportado en caso de que presente testimonio en la pesquisa.